Bartolomé Calvo Díaz

Bartolomé Calvo Díaz

Biografía

Bartolomé Calvo Díaz nació el 24 de agosto de 1815 en Cartagena. Su vida marcó la historia del país, rodeado de personas importantes en la política, demostró ser eso lo que le gustó desde que era muy joven. Su vida pública comenzó con el puesto de diputado, en donde fue secretario de la Gobernación y gobernador del Estado de Panamá, realizando un trabajo excepcional gracias a sus habilidades y conocimientos, de los cuales se basó para simpatizar con más personas conforme pasó el tiempo.

Bartolomé fue candidato a la Presidencia del Estado de Bolívar, en el año de 859 fue elegido procurador general de la Nación. Su historia de vida muestra que cuando estalló la guerra civil contra el gobierno de Mariano Ospina Rodríguez, quien en ese entonces era el presidente del país, no se pudieron verificar las elecciones que se habían llevado a cabo, por lo cual la Presidencia de la República quedó vacante el 31 de marzo de 1861.

Educación

Bartolomé Calvo fue político, diplomático y estadista, en cuyas profesiones logró conocer a muchas personas importantes que lo ayudaron a ascender poco a poco en los diversos puestos que obtuvo dentro de la política. Colaboró en los periódicos de nombre: La Civilización, La República y fungió como director del “Correo del Istmo” en Panamá, lo cual se debió a su gran responsabilidad y entrega en este aspecto, además de la habilidad para redactar.

Fue precisamente en Panamá en donde ocupó los primeros cargos públicos como diputado, gobernador y secretario del estado mencionado. Por lo cual, podemos decir que ese lugar le dio muchas cosas a su vida personal y profesional, aspecto que Bartolomé siempre tuvo en mente, haciendo que su vida mejorara con el tiempo, hasta que llegó el momento idóneo para hacerse cargo de la presidencia de Colombia.

Época en la Presidencia

Al haber quedado vacante la presidencia del país, se tuvieron que elegir a dos designados a la silla presidencial, pero ambos estaban ausentes cuando se requirió de su presencia para el puesto, por lo cual Bartolomé Calvo, siendo en ese entonces procurador general, tuvo que asumir el poder ejecutivo el 1 de abril de 1861, el cual ocupó hasta el 18 de julio de ese mismo año, cuando entraron triunfantes las tropas de Tomás Cipriano de Mosquera a Bogotá.

Cabe decir que su corto periodo en la presidencia no se dio de forma democrática, como había sido en anteriores elecciones para el puesto, porque él mismo se hizo responsable de un cargo que el pueblo podía elegir, pero dadas las circunstancias que se vivían en el país, tuvo que poner en práctica lo que había aprendido en sus cargos anteriores dentro de la política.

Antes de finalizar su gobierno, es preciso decir que trató de continuar en el poder, pero su intento fracasó debido a que se propuso como candidato a la presidencia en 1876 pero sólo obtuvo dos votos de los estados conservadores de Tolima y Antioquia, en donde los comicios fueron ganados por Aquileo Parra, por lo cual tuvo que entregar el poder para continuar con su vida de forma pacífica y respetar la decisión que había tomado el país.

Después de la Presidencia

Después de haber estado al frente del país, Calvo fue enviado a prisión en Bocachica, junto con los hermanos Ospina Rodríguez. Poco después de haber llegado a dicho lugar, planeó su fuga, logrando salir de la cárcel para irse a las Antillas, lugar en donde se refugió por un tiempo, en donde después logró trabajar como tipógrafo y abogado.

Su vida comenzó a mejorar poco a poco y después se fue a Guayaquil, en donde dirigió una empresa periodística de nombre “El Globo”. Pasaron varios años cuando posteriormente fue nombrado, por el gobierno de Rafael Núñez, enviado extraordinario y ministro plenipotenciario del Ecuador, cargo que ocupó hasta que murió el día 20 de enero de 1889 en Quito, Ecuador, a los 73 años de edad.

Cabe decir que a pesar de poco tiempo en la presidencia, Calvo fue un hombre reconocido en todo el país, por lo cual la biblioteca que se inauguró el día 30 de octubre de 1981 en Cartagena, recibió el nombre de “Biblioteca Bartolomé Calvo” como una forma de honrar la memoria este ilustre personaje que vivió y aportó cosas importantes en el país, respetando siempre las decisiones del pueblo.