Eduardo Santos Montejo

Eduardo Santos Montejo

Biografía

Eduardo Santos Montejo nació el 28 de agosto de 1888 en Bogotá, Colombia. Sus padres fueron Francisco Santos y Leopoldina Montejo. Sus padres apoyaron su educación en los diferentes niveles, hasta que finalizó sus estudios. Después de eso se hizo cargo de insertarse en la vida laboral de Colombia y en el año de 1909 fundó la publicación llamada “La Revista” y después tuvo que viajar a Francia porque tuvo el interés de aprender francés.

En Francia también aprendió inglés y después de varios años de haber vivido ahí, finalmente en el año de 1911 decidió regresar a Colombia con el título de jefe del archivo diplomático en el ministerio de relaciones exteriores, en cuyo cargo desarrolló muchas habilidades y se hizo de grandes amistades importantes del mundo de la política. Posteriormente, gracias a su experiencia como redactor en periódicos, en 1913 participó como columnista en el periódico “El Tiempo”.

Desde siempre defendió sus ideales, respetando el punto de vista de los demás, porque sabía que era importante escuchar y atender las demandas de las personas, pero siempre respetando lo que él pensaba sobre cosas específicas. Decidió apoyar a los postulados del partido republicano, el cual fue iniciado por Carlos Eugenio Restrepo, pero a pesar de haber tenido a grandes personalidades políticas, la vida de dicho partido fue muy corta, aunque se considera que fue uno de los más importantes porque tuvo a varios postulados que lograron llegar a la presidencia de Colombia.

Eduardo Santos señaló lo importante de tener una unión por parte de los partidos tradicionales después de darse la guerra de los mil días que provocó muchos conflictos en el país. En el año de 1913 asumió la dirección del periódico, el cual después compró y se convirtió en el dueño. Dicho periódico estaba en problemas, considerando que tendría poco tiempo trabajando porque ya estaba al borde de la quiebra, pero gracias a los esfuerzos de Santos, logró hacer que con el paso de los años se fuera recuperando hasta convertirlo en uno de los más populares y prestigioso de Colombia.

Además de eso, la familia Santos se logró convertir en una de las más poderosos del país, haciéndose de un prestigio especial dentro de la vida política y social, lo cual fue punto importante en el crecimiento personal y profesional de Eduardo. Cabe decir que eso se logró con el esfuerzo de todos los miembros de su familia, en donde Eduardo tuvo un papel preponderante en las decisión que se tomaron en pro de ir mejorando poco a poco hasta llegar a ser uno de los mejores.

Su familia se caracterizó por tener representantes en los medios de comunicación y en la política, lo cual fue clave para que Eduardo Santos alcanzara puestos de gran peso en el segundo aspecto. Su vida estuvo llena de muchas cosas, pero principalmente de logros alcanzados gracias a su trabajo dedicado y a las relaciones cordiales que formó con las personas que conoció en diversos momentos de su vida.

Eduardo Santos fue nombrado presidente de la Convocatoria Republicana en el año de 1917 y fue una de las personas que brindó su apoyo a Guillermo Valencia como candidato de su partido para obtener la silla presidencial de Colombia en ese año, sin embargo los esfuerzos del partido no dieron resultados positivos, porque fue derrotado por Marco Fidel Suárez. Con el tiempo, se dio la renuncia de Suárez en 1921, dándose la desunión de los republicanos, provocando que Santos se viera en la necesidad de formar parte del partido liberal, por lo que en poco tiempo desapareció el partido republicano.

Eduardo Santos logró ser nombrado diputado de la Asamblea de Cundinamarca en el año de 1917. Así pasaron algunos años hasta que en 1921 llegaron las elecciones para la presidencia del país, en donde le brindó su apoyo a Benjamín Herrera, pero fue vencido por Pedro Nel Ospina. Más tarde, en 1929 Santos fue jefe de campaña del candidato Enrique Olaya Herrera, quien logró ganar las elecciones de ese entonces y lo nombró ministro de relaciones exteriores en 1930.

En 1931 obtuvo el cargo como gobernador de Santander y eso le permitió representar a Colombia en la Sociedad de Naciones, la cual fue antes de lo que se conoció como la Organización de Naciones Unidas. Santos demostró ser una persona entregada en cada uno de los cargos que obtuvo, teniendo el reconocimiento de muchos políticos que lo llamaron uno de los diplomáticos más importantes en Europa.

Cuando se dio el conflicto de Colombia con Perú debido a lo del trapecio amazónico entre 1932 y 1933, Santos se centró en hacer cosas importantes que marcaran un progreso en Colombia, por lo cual fue uno de los que participaron en la firma del protocolo de Río de Janeiro, en donde se logró poner fin al conflicto, haciendo que Colombia obtuviera su soberanía sobre dicho trapecio.

Fue así como después, en el año de 1933 fue representante a la Cámara y dos años más tarde asistió al Senado de la República, en donde conoció a más personas y logró escalar más peldaños importantes dentro de la política colombiana. Cuando fue nombre presidente del congreso, en el año de 1936 firmó la reforma a la Constitución Política y poco después su vida dio un giro importante que marcó su vida como persona y político.

Educación

Eduardo Santos Montejo estudió en el Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario y sus intereses se centraron en filosofía y letras. Su padre fue abogado y eso fue algo que también le llamó la atención a Santos, porque se dio cuenta que el trabajo de su padre era algo de gran relevancia, en donde su familia logró tener una gran fortuna gracias a su esfuerzo por sacar adelante a su familia.

Eso lo aprendió Eduardo y debido al apoyo de sus padres, pudo asistir junto con sus hermanos, a importantes colegios del país así como también asistieron a diferentes universidades en Europa, aprendiendo otros idiomas, por lo que siempre fue una persona con grandes valores, principios y una educación de calidad. Fue así como después, Eduardo ingresó a la Universidad Nacional de Colombia en donde estudio derecho y ciencias políticas en donde finalizó y se graduó en el año de 1908 y partir de ahí su vida personal y laboral emprenderían un camino largo y lleno de retos.

Época en la Presidencia

En el año de 1937 Santos asistió a una reunión de la Sociedad de Naciones en donde tuvo una participación muy activa y gracias a los anteriores puestos que tuvo en la vida política de Colombia, llegó el momento en que llegara a otro peldaño de gran peso, la silla presidencial del país, siendo en 1938 cuando resultó elegido como representación de su partido y debido a que había fallecido el otro candidato, Enrique Olaya Herrera, al no haber otro contrincante conservador, Eduardo Santos ganó la presidencia.

La situación en su gobierno no fue fácil porque el 1 de septiembre de 1939 Adolf Hitler invadió Polonia, lo que desató en una segunda guerra mundial. La administración del presidente Santos tuvo muchos episodios críticos, pero trató de que todo estuviera neutral porque sabía que debía cuidar la integridad de su país, evitando otros actos vandálicos.

En el año de 1939 fundó el Instituto de Crédito Territorial que estuvo enfocado en la construcción de viviendas en áreas rurales. Colombia fue un fuerte aliado de Estados Unidos y apoyó su entrada a la guerra desde el ataque a Pearl Harbor por parte de Japón. Cuando otros países como Argentina, Chile, Ecuador, Estados Unidos, México y Venezuela se convirtieron en embajadas, Colombia firmó con Venezuela un tratado de no agresión en el año de 1941, con lo que se cuidó la integridad de ambas naciones.

En otros aspectos, el gobierno de Eduardo Suárez logró ponerle fin a varias reformas que se habían gestionado desde la primera administración de Alfonso López Pumarejo pero la condición que puso éste, fue que no se debían continuar si no era reelegido. Más tarde, el presidente Santos creó el ministerio del trabajo y se definieron los días de descanso de los trabajadoras, siendo los domingos y días feriados de festejos importantes en el país, en donde mediante una ley debían ser remunerados.

En 1939 creó el Instituto de Crédito Territorial con la finalidad de brindar apoyo a los campesinos para desarrollar sus tierras y poder construir sus casas, haciendo que poco a poco este sector que había estado desprotegido, comenzara a crecer y a recibir beneficios económicos. Colombia logró tener un crecimiento industrial lento pero constante, aun cuando se dio la crisis que provocó la guerra.

En ese mismo año se crearon algunas granjas industriales, también fundó la Escuela de Policía General Santander y la Radiodifusora Nacional de Colombia en Bogotá. También fundó la Radiodifusora Nacional de Colombia. Entregó los cuarteles de Pamplona, Tunja y Manizales, así como entregó unas obras en la Ciudad Universitaria del país. Hasta ese momento sus acciones habían dado frutos, tuvo el apoyo de muchas personas pero siempre hubo quien se opuso al presidente.

Finalmente, uno de los acontecimientos que marcaron su gobierno también estuvo en que tomó la decisión de demoler la iglesia de Santo Domingo con la finalidad de construir el Palacio de Comunicaciones, cuya situación forma una gran tensión y problemas en el país, porque muchas personas se opusieron a esto pero el presidente hizo todo lo posible porque sucediera y de acuerdo a los datos obtenidos, nos muestran que en la actualidad muchas personas consideran dicho evento como algo negativo debido a la pérdida de una construcción religiosa de gran historia y que era un patrimonio en Bogotá.

Después de la Presidencia

Cuando finalizó el periodo presidencial de Eduardo Santos en el año de 1942, tuvo que entregar el poder a su sucesor Alfonso López Pumarejo. Después se consolidó como el líder de la facción moderada y centralista de su partido, apoyando a su candidato para la silla presidencial, Gabriel Turbay para las elecciones de 1946, pero el ganador fue el candidato del partido conservador, Mariano Ospina Pérez, lo cual hizo todo más difícil en el partido liberal, en donde Gaitán le quito la jefatura del partido.

Fue así como después se decidió dedicarse a sus negocios y atender las cosas que había dejado por el trabajo que había tenido. Trabajó como redactor en un periódico y ahí estuvo trabajando durante un tiempo. Más tarde fue nombrado miembro de la Academia Colombiana de Historia en ese mismo año (1942) y de cuyo organismo fue presidente en varias ocasiones, en donde conoció a personas importantes que lo ayudaron a continuar en un camino difícil en Colombia.

Fue hasta 1946 cuando Santos decidió que era el momento más idóneo para dejar el país, debido a la llegada al poder de Colombia del conservador Mariano Ospina Pérez, porque la situación en ese entonces no era la mejor para el país, debido a todos los acontecimientos sociales y políticos que habían sucedido. Todos los problemas se agravaron porque en los partidos políticos se dieron más diferencias haciendo que se acrecentaran hasta llegar al asesinato de Jorge Eliecer Gaitán el 9 de abril de 1948, quien era un caudillo.

Lo anterior hizo que se iniciara el periodo conocido como La Violencia, el cual se caracterizó por haberse dado varios asesinatos de líderes y la destrucción de la propiedad de ambos partidos. Debido a que Santos trabó en el periódico El Tiempo, pudo hacer fuertes críticas a la dictadura del general Gustavo Rojas Pinilla en el año de 1954 provocando que Rojas moviera sus influencias para hacer que se clausurara el periódico, lográndolo pero éste fue reabierto en 1957 debido a la renuncia del entonces presidente Rojas.

Esto también trajo varios cambios en el país, en donde debido a las cosas que había hecho Rojas, se modificaron y fue por eso que uno de los beneficiados fue el periódico donde Santos logró destacarse por su forma de redactar debido a que estuvo varios años en este trabajo, en donde sólo las personas que tuvieran la habilidad para leer y escribir, podían obtener un puesto, por lo que Santos fue parte de una muestra interesante de personas con esas habilidades y destrezas.

Eduardo Santos volvió a Bogotá en el año de 1959 pero después decidió emprender un viaje a la ciudad de Nueva York en Estados Unidos, en donde su esposa Lorenza Villegas murió pero después regresó a Bogotá en el año de 1960 porque consideró importante continuar con su vida, a pesar del dolor tan grande que tuvo. Cuando regresó a su país, Santos se hizo cargo de los trabajos de su esposa, entre los cuales estaban algunos hospitales pero no descuidó el periodismo, supo cómo cumplir en todo lo que tenía que hacer mientras decidía qué era lo mejor para él.

El ex presidente Santos supo cómo salir adelante ante todas las adversidades que pasó durante su vida, dejando un legado importante en Colombia porque hizo cosas que hicieron de su país un cambio importante, avanzando en muchos aspectos y que gracias a las administraciones anteriores a él, se fueron concretando varios proyectos de gran peso y relevancia para todos. Fue así como después de una vida de altibajos, Eduardo Santos falleció el 27 de marzo de 1974 en Bogotá, con un recuerdo que prevalece y prevalecerá en la memoria de los colombianos.