Francisco Javier Martínez de Zaldúa Racines

Francisco Javier Martínez de Zaldúa Racines

Biografía

Francisco Javier Martínez de Zaldúa Racines nació el 3 de diciembre de 1811 en Bogotá, Colombia. Sus padres fueron Manuel Martínez de Zaldúa y Rita Racines, quienes se preocuparon por darle lo mejor a su hijo, conduciéndolo en un camino que fuera adecuado en cada etapa de su vida. Su profesión le ayudó a obtener diversos cargos importantes, aprendiendo muchas cosas que poco a poco le ayudarían a destacar y conocer a otras personas que contribuyeron con Francisco Javier en pro de su país.

Uno de los puestos que obtuvo fue el de vicerrector en el Colegio de San Bartolomé en el año de 1834. También fue profesor de derecho, además de que trabajó como abogado durante muchos años. Conforme pasó el tiempo, Francisco Javier Martínez demostró ser una persona preparada y capaz de desempeñar de forma adecuado, el cargo que le otorgaran en diversos ramos profesionales, fue así como más tarde logró ser juez de La Palma, así como de Bogotá y después magistrado de la corte suprema de Justicia.

En el año de 1837 se adentró en la política, la cual tenía una gran promoción en su época porque eran muchas las personas que se interesaron en aspectos militares y políticos, además de que su carrera fue pieza clave para que pudiera ser parte de la vida pública de Colombia. Fue representante de Bogotá en la cámara en el año antes señalado hasta 1849. Tuvo la oportunidad de ver de cerca los movimientos políticos debido a que su primo Pedro Alcántara Herrán fue elegido como presidente del país entre los años de 1841 y 1845.

Francisco Javier Martínez fue una de las personas que se tomaron en cuenta en el año de 1849 por medio del presidente José Hilario López para renovar las políticas que en ese entonces estaban estancadas, debido a todo lo que había pasado en la época colonial, siendo desde entonces que no se cambian muchos aspectos que eran considerados como importantes, en donde uno de ellos fue la esclavitud.

Francisco obtuvo el cargo de secretario de gobierno pero debido a los problemas que tuvo con otras personas, entre ellos José Hilario López, decidió renunciar en 1850 debido a que no estaban de acuerdo con ciertas medidas sobre la iglesia y para evitar algún enfrentamiento, se alejó de López. Después se centró más en su vida personal, casándose con Dolores Orbegoso, de cuyo matrimonio tuvo 4 hijos.

En el año de 1853 Francisco Javier llevó a cabo un proyecto de ley en donde se señaló sobre el matrimonio por medio del estado, lo cual fue analizado por el gobierno de ese entonces. Más tarde logró participar como senador en 1856 y 1861, en donde logró grandes cosas a su favor porque hizo más amistades dentro del ambiente político, ganándose reconocimiento y respeto por parte de sus colegas. En el país las cosas eran un tanto complicadas, lo cual se dio cuando Tomás Cipriano de Mosquera entró a Bogotá acompañado de sus tropas, para declararse presidente de Colombia.

Lo anterior se realizó porque Mosquera estaba en contra del gobierno de Mariano Ospina Rodríguez, quien en ese entonces era el presidente del día, pero dicho acto armado provocó una guerra civil en 1860. Fue así como se le pidió a Zaldúa participar en dicha guerra, siendo en la Convención de Rionegro representando a Cundinamarca en el año de 1863 y fue precisamente en ese mismo año en que se aprobó la constitución de los Estados Unidos de Colombia con un carácter federalista, siendo reconocida por todas las personas del país.

Pasaron los años y cuando se dio el gobierno de Aquileo Parra, estalló otra guerra civil en el año de 1876, esta vez se dio entre conservadores y liberales. Cabe decir que en esta época existieron dos sectores divididos, uno era el liberalismo y otro los radicales, los cuales tuvieron más poder porque desde 1863 habían ocupado la silla presidencial, por otro lado estaban los llamados independientes, siendo su líder Rafael Núñez que poco a poco tuvo mucha popularidad entre las personas, principalmente porque la vida política no era estable y los gobiernos radicales se comenzaron a centrar en otras cosas que provocó molestias en el pueblo.

Todo lo sucedido en la guerra provocó muchas cosas, pero la primera y más importante fue que los liberales se unieron con los conservadores de forma temporal, pero cuando se dio el triunfo del gobierno, la guerra terminó y fue así como se dio una división definitiva entre esos dos grupos. Núñez fue quien apoyó la candidatura de Julián Trujillo, quien ganó las elecciones de la silla presidencial, gobernando entre los años de 1878 y 1880. En estos momentos Trujillo fue quien nombró a Zaldúa ministro del interior y de relaciones exteriores.

Después de eso, el nuevo presidente del país fue Rafael Núñez, quien hizo que Zaldúa fuera nombrado como senador entre 1880 y 1881, en donde también se relacionó con otras personas importantes dentro de la política de Colombia, haciendo que su nombre fuera motivo de reconocimiento por una trayectoria muy importante en diversos cargos de gran peso en ese entonces.

Educación

Francisco Javier Martínez de Zaldúa Racines tuvo el apoyo de sus padres para estudiarlo que le interesara, por eso ingresó en el Colegio de San Bartolomé, en donde tuvo el apoyo de un sacerdote que era amigo de su familia. De ese colegio se graduó como bachiller y abogado en el año de 1836. Una vez finalizados sus estudios, Martínez de Zaldúa comenzó a abrirse camino en su vida profesional, en cuyo primer trabajo que obtuvo logró crecer mucho más como persona, debido a que fue vicerrector de una institución de gran prestigio desde antes de que se graduara de manera formal.

Época en la Presidencia

La historia de si vida muestra que Francisco Javier Martínez de Zaldúa Racines fue una persona de gran peso en el país, lo cual se demostró con el apoyo obtenido por parte de los sectores del liberalismo y los conservadores, lo cual provocó que en la elecciones para el nuevo presidente de los Estados Unidos de Colombia, resultara ganador, siendo Zaldúa el sucesor de Núñez en el año de 1882.

Cabe señalar que Zúldua tenía cierta relación con los radicales, en donde entre las primeras acciones de su gobierno estuvo el interés mostrado para que se diera la unión entre liberales, pero esto provocó cierto malestar en Rafael Núñez, además de que cuando el Congreso se enteró de esto, se opuso a Zúldua en donde la mayoría de los senadores eran independientes, por lo que su gobierno se vio estancado al no recibir el apoyo de quienes lo habían ayudado a llegar al poder.

Francisco pasó por momentos muy difíciles, haciendo que realmente se preocupara por la situación que se estaba dando en su gobierno, haciendo que su salud se desgastara rápidamente, debido a que tiempo antes tuvo problemas de salud y esto se estaba agravando por el estrés que estaba viendo en ese entonces por los ataques que tuvo por parte de muchas personas y políticos.

Todo se complicó para él y el gobierno que tanto había soñado, siendo en poco tiempo en que Francisco Javier Zaldúa murió el 21 de diciembre de 1882 de un infarto cardiaco, a tan sólo ocho meses después de posesionarse de la silla presidencial. Ante este difícil momento en su familia y la vida política de Colombia, se vio la necesidad de nombrar a un nuevo presidente que se hiciera cargo de las actividades al frente del pueblo, siendo el elegido José Eusebio Otálora, quien gobernó hasta marzo de 1884.

Después de la Presidencia

Desafortunadamente su vida tuvo muchos altibajos, pero Zuldúa siempre demostró tener la fuerza y compromiso para destacar y hacer lo que sus cargos le pedían. Fu el primer presidente del país en haber muerto en ejercicio de sus funciones, debido que cuando Núñez murió era presidente provisional y estaba retirado de lo militar. Es así como los abogados colegas de Francisco hicieron que Zaldúa fuera reconocido como un modelo de abogado digno de imitar, debido a que logró cosas muy importantes que beneficiaron a muchas personas en su país.

Al ser sepultado, su sucesor el vicepresidente José Eusebio Otálora dio unas palabras de despedida. Fue así como la vida y obra de una personas que luchó desde muy pequeño por lograr cosas positivas para todos, son parte del ejemplo y legado que le dejó a su nación, siendo un verdadero ejemplo por su formación, virtudes, talentos y capacidades para desempeñar sus funciones de la manera más adecuada, respetando a todos los que conoció en su camino, siendo una persona integral como jurisconsulto, maestro, político y presidente del país.