José de Obaldía y Orejuela

José de Obaldía y Orejuela

Biografía

José de Obaldía fue una persona que se destacó en la política por el carácter fuerte que tuvo, fue de origen panameño que nació el 19 de julio de 1806 en Santiago, Provincia de Veraguas, en ese entonces era el Virreinato de Nueva Granada. Se casó con Ana Gallegos, quienes tuvieron dos hijos, uno de nombre José Arístides y otro José Domingo.

En el año de 1831 Obaldía se unió al movimiento separatista que fue dirigido por Juan Eligio Alzurú, con lo que se marcó el Acta de Secesión como un punto de referencia en el proceso independentista de Panamá. Su desempeñó hizo que después de eso, lograr respaldar el movimiento autonomista de 1840, en donde se creó el Estado del Istmo, siendo Tomás Herrera quien se encargó de dirigirlo. Más tarde, José de Obaldía fue electo presidente de la Asamblea Constituyente, en donde se aprobó y firmó la ley fundamental de dicho Estado.

Cinco años más tarde (1845), Obaldía logró ocupar el cargo de gobernador de Panamá. Cabe señalar que se distinguió por su gran habilidad para hablar en público, haciendo que las personas le pusieran el sobre nombre de “pico de oro”, en honor a su gran trabajo cada vez que hablaba. En 1849, fue nombrado senador por la provincia de Veraguas, cuyo puesto le dio la oportunidad de proponer el decreto que creó la provincia de Chiriquí el 26 de mayo de ese año.

Cabe decir que el 27 de febrero de 1855, siendo vicepresidente encargado del Poder Ejecutivo, firmó la ley que creaba el Estado Federal de Panamá, fue así como después se dedicó a las actividades políticas y administrativas, logrando asistir al Congreso Nacional, con lo cual su carrera y vida pública creció enormemente. Fue así como entre los años de 1854 y 1855, Obaldía fue electo presidente interino de la República colombiana.

Es importante decir que después de haber concluido sus estudios en derecho, se interesó por la política, en donde su gran dedicación e inteligencia, le permitieron compaginar perfectamente su carrera con la vida política, dos aspectos que lo ayudaron a desarrollarse como persona integral.

A lo largo de su vida obtuvo puestos mu relevantes, como el de la vicepresidencia de la República de la Nueva Granada, para después obtener el anhelado puesto de la presidencia de la república por siete veces, la primera en reemplazo del presidente titular José Hilario López entre el 14 de octubre de 1851 y el 21 de enero de 1852. Creó la provincia de Chiriquí el 26 de mayo de 1849 a través de la Ley 26 de dicho año y tomó la decisión de sancionar la creación del Estado Soberano de Panamá en el año de 1855, lo cual hizo que su gestión finalizara el 1° de abril del mismo.

Educación

Es importante decir que Obaldía estudió derecho en la Universidad Central de Bogotá, lo que actualmente es la Universidad Nacional de Colombia, en la cual obtuvo su título de doctor en Derecho y Ciencias Políticas. Esto lo ayudó a participar en las cámaras legislativas de Colombia, tiempo después fue gobernador del Istmo de Panamá. Cabe señalar que se destacó por su bella forma de oratoria, muy acogida por las masas panameñas y granadinas, dedicándose a actividades particulares en la jurisprudencia, porque fue una de sus grandes pasiones en cuestión de su trabajo.

Época en la Presidencia

La vida de José de Obaldía comenzó a cambiar cuando en 1850, el Congreso Nacional lo eligió vicepresidente de la Nueva Granada, su trabajo y destacada presencia, lo ayudaron para que después de ese cargo, obtuviera el de la presidencia de Colombia, lo cual sucedió en varias ocasiones, siendo la primera entre el 14 de octubre de 1851 y el 21 de enero de 1852, en cuyo periodo sucedieron cosas muy importantes que marcaron su mandado, declarándose la independencia de los esclavos, poniendo fin a la esclavitud.

Después de dicho periodo, en el año de 1854 Obaldía se declaró en ejercicio del poder como vicepresidente de la República entre del 5 de agosto hasta el 31 de marzo de 1855. En ese entonces Colombia entró en un periodo de reformas de tipo socioeconómicas, en donde el punto principal fue eliminar la Colonia y así modernizar el estado nacional.

Ante esta situación, logró que se implementaran en el país varias reformas en la propiedad de la tierra, así como la desamortización de los bienes eclesiásticos, dándose la separación entre la Iglesia y el Estado, se dio la independencia de los esclavos, con lo que se puso fin a tal situación complicada para algunas personas, también se eliminaron los impuestos y monopolios coloniales, se logró el establecimiento del sistema federativo y se impulsó la vida educativa y cultural en general.

Cabe decir que después de eso, a José de Obaldía volvió a tener el cargo de Presidente provisional de la República, en reemplazo del presidente titular, el general José Hilario López, en un periodo que va entre el 14 de octubre de 1851 y el 21 de enero de 1852. Sin embargo, no todo fue tan bueno, porque después de dos años de eso, se dio el derrocamiento del presidente José María Obando, haciendo que Obaldía se declarara en ejercicio del poder, nuevamente de forma provisional, entre el 5 de agosto de 1854 y el 31 de marzo de 1855.

La historia señala que a Obaldía le tocó vivir en una época muy complicada, en donde se dio la dictadura del general José María Melo y de la presidencia del general José María Obando. Estos dos motivos de gran peso, se vieron reflejados en varias crisis, aunado al hecho de que se sancionó la Constitución Política de 1853, en la cual se aprobó la separación entre la Iglesia y el Estado y las libertades individuales y económico-sociales.

Después de la Presidencia

Después de haber ocupado cargos tan importantes, destacando el de la presidencia del país, en los primeros años de la década de 1860, Obaldía protagonizó la célebre reunión de chiricanos que fueron reunidos para tratar sobre el destino del Istmo, siendo Obaldía quien ratifica el acta en donde se señala lo importante de convertir esa región en una entidad autónoma. Dicho documentos tenía intereses políticos, culturales, comerciales y cívicos.

Cabe mencionar que después fue perseguido por sus enemigos políticos, debido a que desde siempre mostró tener ideas liberales, por lo que después fue exiliado en Heredia, Costa Rica en 1869 hasta el año de 1876, en donde ejerció el magisterio y fue asesor de diferentes mandatarios en ese país. Sin saberlo su vida terminó el 28 de diciembre de 1889 en David, Provincia de Chiriquí, Panamá.

José de Obaldía y Orejuela dejó un legado muy importante, porque su gobierno logró con tanto esfuerzo, poner fin a la esclavitud, algo que realmente es de aplaudirse porque con eso logró liberar a miles de personas que vivieron bajo el mando de otras personas con más poder, mostrando de alguna manera, las igualdades que debían existir entre todos. También realizó toda una serie de proyectos que favorecieron a Panamá, logrando la constitución de éste como Estado con legislación propia y autoridades electas por sufragio directo, evitando así otros conflictos políticos.