José María Dionisio Melo y Ortiz

José María Dionisio Melo y Ortiz

Biografía

José María Dionisio Melo y Ortiz nació el 9 de Octubre de 1800 en La Trinitaria, México cuando la actual Colombia aún formaba parte del virreinato español de Nueva Granada. Sus padres fueron Manuel Antonio Melo y María Antonia Ortiz. Fue de origen indígena, vivió su infancia en Ibagué hasta que siendo un joven comenzó con su carrera militar y cuyo primer momento fue como Teniendo, formando parte del ejército del libertador Simón Bolívar.

Así fue como poco a poco obtuvo varios cargos entre los que se encuentra el de Capitán, participando en barias batallas, una de ellas fue en el año de 1829 cuando estuvo bajo el mando de Tomás Cipriano de Mosquera en el Portete de Tarqui, debido a la invasión de los peruanos a la Nueva Granada. En el año de 1830 fue ascendido a Coronel, lo cual lo llevó al movimiento de rebelión del batallón del Callao en la ciudad de Bogotá, el cual se hizo contra Joaquín Mosquera.

Poco tiempo después, Melo abandonó el país, después de las victorias que logró en el aspecto militar. Su destino fue Venezuela y mientras estuvo en ese país, participó en varios enfrentamientos contra el gobierno de José María Vargas. Esta situación fue muy complicada, provocando que varios miembros de los reformistas fueran capturados y otros expulsados del país a finales del año de 1836, entre los cuales Melo formó parte de éste último grupo.

Educación

Sus padres lo apoyaron en sus estudios porque consideraban de gran importancia, formar a su hijo como un ser integral con valores y estudios que lo ayudaran en su vida futura tanto personal como profesional. Así como José María Melo fue militar y político, dos aspectos que supo compaginar obteniendo cargos importantes que lo hicieron destacar entre otras personas importantes de su época.

Como militar su primer cargo fue en el año de 1819 como Teniente en el ejército de Simón Bolívar. Esto hizo que estuviera presente en las batallas como Bomboná en 1822, un año más tarde, debido a su destacada participación obtuvo el cargo de Capitán y en 1824 participó en las batallas en Junín y Ayacucho, las cuales se hicieron como un movimiento de Independencia de Perú. Así fue como su carrera militar fue en ascenso y posteriormente la política formó parte de su vida, con lo que también obtuvo grandes logros pero su vida no fue muy fácil.

Época en la Presidencia

Melo fue presidente de la Nueva Colombia durante la Revolución de 1854 en un periodo del 17 de abril de 1854 al 4 de diciembre de 1854. Fue un personaje destacado porque fue el primer indígena en llegar a la presidencia de lo que antes era la Nueva Granda. Antes de que esto sucediera, Obando tenía el poder, en donde los liberales de derecha le impusieron a Melo, la firma de una nueva constitución que eliminaba al ejército nacional, con lo que se daba el mayor poder a los estados federales, abriendo el camino a la libertad de importaciones en el país.

Eso provocó que su poder como Presidente se debilitara y fue así como las sociedades democráticas le ofrecieron la presidencia a Melo, quien en ese entonces fungía como comandante de las Fuerzas Armadas de Cundinamarca. La revolución provocada por los artesanos trajo como consecuencia muchos enfrentamientos, provocando que se enviaran armas por mar desde Estados Unidos y Europa. Se formaron tres ejércitos grandes que lograron restablecer el poder constitucional en el país.

La historia también señala que Melo se casó con María Teresa Vargas París, quien era cuñada de Urdaneta y con quien tuvo dos hijos, uno de nombre José María que inesperadamente se ahogó muy joven y su hija Bolivia. Este matrimonio no fue muy bueno, por lo que en el año de 1843 se casó por segunda vez, con la panameña Juliana Granados, con quien tuvo un hijo llamado Máximo y con quien llegó a México en el año de 1860 cuando el general tenía 60 años de edad.

Esto no sólo marcó su época presidencia, también contó con equipo político-militar muy bueno que luchó durante los ocho meses en que pudo resistir la presión de los partidos tradicionales que desde hace mucho tiempo habían sido sus enemigos pero que después se congregaron fácilmente para restablecer, con la Constitución, sus fueros y prerrogativas. En el año de 1855 Melo estuvo en problemas muy serios, estuvo envuelto en un juicio que fue muy criticado por los habitantes del país, se decía que Melo era un criminal, por lo de Quiroz.

Después de la Presidencia

El juicio que se le hizo a Melo duró mucho tiempo y el veredicto fue en su contra, con lo que se terminó llevado al fusilamiento pero algo estaba a su favor porque al final se le hizo un juicio civil, con el que logró su expulsó del país, dándole así la oportunidad de continuar viviendo. Todos sus bienes fueron confiscados y se le prohibió regresar al país durante ocho años. Fue así como en 1855 Melo salió de Nueva Granada, se dirigió a Costa Rica.

Melo se distinguió por defender la frontera de México con Guatemala, organizó un destacamento de caballería, dispuso la defensa de Chiapas ante las incursiones de los conservadores que, desde el país vecino, llevaban a cabo operaciones tácticas, y el ejército estaba bajo el mando de del general mexicano Juan A. Ortega pero Melo nunca tuvo o demostró miedo ante otras personas porque sabía lo que hacía y cómo lo realizaba.

La historia también señala que el de junio de 1860, el pequeño destacamento ocupaba el casco de la ex hacienda de Juncaná, Zapaluta, lo que hoy La Trinitaria, a unos 22 kilómetros de Comitán, cuando Melo fue sorprendido por descargas de fusilería, las cuales no esperaba, así que fue un acto que no pudo controlar, fue así como lo hirieron junto con otros cuatro de sus compañeros, esto sucedió porque los hombres contrarios a Melo habían recibido órdenes de Juan Ortega para matarlo.

Fue así como José María Dionisio Melo y Ortiz murió en el combate, dando la cara por toda su nación, la cual un día logró gobernar con el apoyo de las personas que desde un principio creyeron en él. Se dice que su cadáver permaneció cierto tiempo a la intemperie, hasta que los indios tojolabales lo enterraron frente a la capillita del lugar. Ahora Melo forma parte importante de la historia de lo que en la actualidad es Colombia, uno de los países más importantes en Latinoamérica.