José Vicente Concha Ferreira

José Vicente Concha Ferreira

Biografía

José Vicente Concha Ferreira nació el 21 de abril de 1867 en Bogotá, Colombia. Sus padres fueron José Vicente Concha y Adolfa Ferreira. Su familia fue parte importante durante su formación educativa y profesional, pero también reconoció que su vida dependía sólo de él, por lo que además de haberse centrado en el trabajo, atendió su vida personal, casándose con Leonar Córdova y de cuyo matrimonio nacieron tres hijas y un hijo.

Tiempo después se volvió a casar, ésta vez con Elvira Cárdenas, quien era la nieta del general Tomás Cipriano de Mosquera y con quien tuvo tres hijas. En cuanto a la vida profesional, Vicente Concha obtuvo un cargo como procurador general de la nación en el año de 1894. Años más tarde, en 1898 fue representante de la cámara de Bogotá y después fungió como congresista durante el gobierno de Manuel Antonio Sanclemente.

El progreso en su vida profesional, demostrando ser una persona muy responsable y eficiente, logró que en el año de 1900 fuera nombrado ministro de guerra y dos años después fuera embajador de Colombia en los Estados Unidos durante el gobierno de José Manuel Marroquín, cuya representación hizo que se ganaran cosas importantes para el país, lo cual se vio con el tiempo.

Debido a que poco después de haber iniciado las actividades de su cargo, Vicente Concha tuvo algunos problemas con el presidente Marroquín, decidió renunciar en el mes de noviembre del mismo año, siendo una causa que lo provocó el que Marroquín haya solicitado a Estados Unidos la intervención militar en el istmo, basándose en el tratado Mallarino-Bidlack del año 1846, el cual se hizo con la finalidad de derrotar a los liberales de Panamá.

Las acciones se realizaron pero inesperadamente todo resultó un problema más grave, debido a que en 1903, Panamá se separó de Colombia, en donde Estados Unidos tuvo una participación preponderante. Después de darse la guerra en Colombia, Vicente Concha asistió al congreso y al senado, en donde se declaró en contra del gobierno de Rafael Reyes. Poco después, Concha se presentó como candidato del partido conservador para las elecciones que se iban a realizan en 1910, pero quien ganó la silla presidencial fue el conservador republicano Carlos Eugenio Restrepo.

Educación

José Vicente Concha Ferreira estudió en el Colegio Pío Nono en donde se daban enseñanzas católicas y que fue fundado por su padre. Más tarde estudió en la Universidad Católica y fue así como al concluir sus estudios, obtuvo el título de abogado penalista, pero también se interesó en el campo de la educación, siendo catedrático de derecho en algunas instituciones. Su formación le permitió haber destacado como abogado, además de haber sido un orador con reconocimiento y político del partido conservador.

Cabe decir que Concha fue un periodista importante, en donde logró desarrollar su habilidad de redacción por muchos años, cuya carrera la inició a partir del año de 1891 hasta 1912. Los artículos que escribió se publicaron en los diarios de nombre: El Colombiano, El Telegrama, el Correo Nacional, El Día, El País, Pluma Libre, La Joven Colombia y El Nuevo Tiempo.

Época en la Presidencia

En el año de 1914 Concha volvió a presentarse como candidato para la silla presidencial y ésta vez ganó las elecciones. Pasaron once días desde que se inició la primera guerra mundial hasta el día de su posesión. Esta guerra hizo que el país se fragilizara en muchos aspecto, paralizando las exportaciones de Colombia, lo cual hizo que se dieran más problemas, uno de ellos fue que los créditos que estaban vigentes se cancelara y los demás que estaba programados se terminaran.

Es importante señalar que Concha tuvo el apoyo de los conservadores y liberales, con la finalidad de evitar que Colombia entrara en una confrontación bélica, en donde todos saldrían perdiendo. Es por eso que entre las primeras acciones de su gobierno, estuvo la supresión de los cargos públicos, poco después hizo que la fuerza pública se fusionara con el objetivo de hacerla más eficiente y con la participación de persona capacitadas para ejercer sus argos.

Eso provocó que muchas obras se detuvieran debido a la falta de dinero, sin embargo aun cuando las cosas se tornaban más complicadas, se logró terminar una parte del Capitolio Nacional. También pudo llevarse a cabo la construcción del edificio de la academia Colombiana de la Lengua, después la construcción de la estación principal del ferrocarril de la sabana que se ubicó cerca del centro de Bogotá.

Otros aspectos que sucedieron en los estragos de un intenso verano y de una devastadora plaga de langostas, Concha decidió no contratar colaboradores internacionales, porque consideró conservar la soberanía del país, aun cuando atravesaba por circunstancias mundiales muy difíciles.

Posteriormente Concha se dio cuenta de lo elemental que era iniciar la construcción de la línea telegráfica con Caquetá, además de que se desarrolló una parte de la línea telegráfica Bogotá-Arauca. Las cosas continuaron siendo difíciles debido al estancamiento de la economía, porque las guerras y enfrentamientos hicieron que el país no avanzara como se esperaba. Cabe señalar que en los primeros meses de 1916 se realizaron varias reuniones entre los representantes de Colombia y Ecuador, cuya finalidad fue establecer los límites de ambas naciones.

El 15 de julio de 1916 se firmó el tratado Muñoz Vernaza-Suárez en donde se plasmó el establecimiento de los límites territoriales definitivos con Ecuador, tomando en cuenta las necesidades de ambos países. En este evento histórico, participaron el Dr. Alberto Muñoz Vernaza, quien fungía como Ministro Plenipotenciario de Ecuador y el Dr. Marcos Fidel Suárez, Ministro de Relaciones Exteriores de Colombia. Dicho tratado le puso fin al conflicto de límites entre esos dos países, he ahí el nombre del documento.

El Congreso de Ecuador aprobó el tratado en el mes de septiembre y fue ratificado por el poder ejecutivo en diciembre del mismo año. Es elemental decir que Ecuador quería liquidar las deudas de la independencia y afianzar su amistad con Colombia, fue por esos motivos que cedió a este último país, más de 180.000 kilómetros cuadrados en la parte nororiental, lo que correspondía a los afluentes de los ríos Putumayo, Napo y Caquetá.

Poco después se estimuló el crecimiento de las exportaciones de café, incrementándose en un 50% del total de exportaciones de Colombia, lo cual contribuyó a que la economía se comenzara a movilizar poco a poco y con esto, se logró beneficiar al país. Poco a poco se fueron planteando los cambios que harían que Colombia avanzara pero fue necesario contar con la participación de políticos y habitantes, porque en un esfuerzo compartido se planteó y daría el progreso de la nación.

Después de la Presidencia

Cuando finalizó el periodo presidencial de José Vicente Concha Ferreira, continuó con una vida muy activa, tomando la decisión de viajar a Roma en Italia, en donde fue nombrado embajador de Colombia en la administración presidencial Benito Mussolini, cuyo puesto le permitió continuar contribuir con otros elementos en su país, además de que conoció a otros políticos importantes.

Más tarde fue nombrado ministro plenipotenciario en el Vaticano. Concha fue un hombre reconocido por su oratoria parlamentaria, siendo uno de los personajes históricos más importantes en la literatura política, aspecto por el cual siempre será recordado en la República de Colombia. Finalmente José Vicente Concha murió el 8 de diciembre de 1929 en Roma, Italia.

Cabe decir que mediante el Decreto 2038 del 10 de diciembre de 1929, el gobierno nacional honró su muerte, señalando que era uno de los eventos más difíciles que vivió el país, considerado como un acto puro de glorias en el Estado. Se invitó a las personas a reconocer su memoria, dándole la gratitud que merecía por sus acciones en los diversos puestos que obtuvo, incluido el poder ejecutivo.

Se consideró su vida como ejemplo digno de imitarse por todos los colombianos, en donde ante la importancia de Concha, la Gobernación de Cundinamarca lo ratificó con el Decreto 733 de 1929, declarándolo ilustre y benemérito hijo del Departamento y modelo de cultura cívica, debido a que siempre demostró un gran patriotismo, respeto, trabajo arduo, carácter e integridad republicana, aspectos por los cuales Concha siempre sería recordado y honrado en su país.

Finalmente, su historia de vida nos invita a considerarlos como un defensor de las libertades públicas, fundadas en el orden, lo cual hizo que llegara a ocupar la Secretaría de Gobierno, la Gobernación del Departamento, la Presidencia de la Asamblea, entre otros cargos de gran relevancia política y social en el país, además de hacer que los colombianos se unieran en un firme compromiso de hacer que mejoraran poco a poco para que todos se beneficiaran con las cosas positivas que se dieron en su administración, obteniendo el respeto de sus compatriotas.