Julio César Turbay Ayala

Julio César Turbay Ayala

Biografía

Julio César Turbay Ayala nació el 18 de junio de 1916 en la ciudad de Bogotá, Colombia. Sus padres fueron Antonio Amin Turbay que era libanés y Rosaura Ayala. Después de haberse dedicado a una vida de estudios para su preparación profesional, el año de 1938 fue clave en la vida de César porque fue cuando se inició de manera formal en la vida política de Colombia, junto con Alfonso López Michelsen.

Lo anterior sucedió porque ambos eran integrantes del movimiento progresista llamado “La Revolución en Marcha” que fue liderado por el entonces presidente del país, Alfonso López Pumarejo, quienes resultaron elegidos como concejales del municipio de Engativá, junto con Alvaro Gómez Hurtado. Fue de esta manera como Julio César incursionó en una vida llena de muchas situaciones que serían importantes en su vida personal y en su carrera profesional.

Cuando Eduardo Santos fue presidente del país, Julio Turbay fue nombrado diputado de la Asamblea del Departamento de Cundinamarca en dos ocasiones y también fue presidente de la misma. En el año de 1943 continuó con ascensos importantes en la política, siendo elegido representante de la Cámara hasta 1949, después fungió como presidente de dicho organismo en dos períodos, siendo en ese entonces cuando se declaró opositor al régimen conservador que estaba en el poder.

En ese mismo año fundó y dirigió uno de los pocos medios del liberalismo y que era el radio periódico llamado “Democracia”, el cual se emitió hasta el año de 1957. Posteriormente, en 1953 Julio César Turbay fue elegido miembro principal de la Dirección Nacional Liberal, en donde jugó un papel muy importante por las actividades que realizó y en donde también conoció a más personas de la política colombiana.

Después de darse la caída de quien en esos momentos era el presidente, Gustavo Rojas Pinilla entró al poder y el 10 de mayo de 1957, se realizó una Junta Militar en donde asumió la silla presidencial y fue cuando Turbay fue nombrado ministro de Minas y Petróleos, esto hizo que fuera reconocido como un primer ministro, aunque su título no era ese pero así se conoció en la política.

Durante el tiempo en que estuvo en dicho cargo, Julio César propició la revisión de los contratos mineros y petroleros que tenía el país con la finalidad de lograr la modernización de la industria energética y también trabajó arduamente para que regresara a Colombia la democracia que se había perdido con los años, debido a que los partidos políticos siempre habían velado por cumplir sus objetivos pero se fue perdiendo el carácter democrático en todo el país.

Cabe decir que cuando se dio inicio a lo que fue el famoso “Frente Nacional”, el siguiente que fue nombrado presidente de Colombia fue Alberto Lleras Camargo, en donde Julio César Turbay fue una de las personas que integró su gabinete de gobierno mediante el puesto de Ministro de Relaciones Exteriores en el periodo de 1958 a 1961. Fue uno de los políticos que representó a Colombia en la Conferencia de Cancilleres que se realizó en la ciudad de Washington en los Estados Unidos y fue pieza clave al haber definido los objetivos de la conferencia.

Asimismo, intervino en la designación del Comité Internacional de los 21, cuyo evento fue presidido por Alfonso López Pumarejo. Además, definió la política exterior de Colombia en Latinoamérica en donde se llegaron a ciertos acuerdos como la no intervención militar, acuerdos en cuestión de producción cafetera, se hizo el establecimiento de un Mercado Común Latinoamericano, se dio el derecho de asilo y esas acciones fueron partes elementales para proponer una América que fuera mucho más unida, grande, próspera y con un desarrollo constante.

En el año de 1961 Julio César renunció al gabinete y se dedicó a la defensa de los gobiernos bipartidistas del Frente Nacional, que fueron atacados por el Movimiento Revolucionario Liberal y que estuvo acaudillado por Alfonso López Michelsen. También fue una de las personas que lograron hacer gestiones para el acenso de Guillermo León Valencia al poder.

Después, preparó el advenimiento de Carlos Lleras Restrepo y fue en el año de 1962 cuando Julio César fue elegido senador de la República y debido a su arduo y acertado trabajo, fue reelegido cuatro veces consecutivas en el mismo cargo. Su vida cambio en cuanto al ascenso que tuvo en 1967, cuya situación tal vez no la esperaba pero las circunstancias de ese entonces hicieron que tomara decisiones importantes en su vida profesional.

Julio César pasó por varias etapas importantes en su vida personal y profesional. Después de haber obtenido dos cargos importantes, fue nombrado designado a la Presidencia de la República debido a que el entonces titular del ejecutivo, Carlos Lleras Restrepo, tuvo que viajar a los Estados Unidos, haciendo que Turbay Ayala tuviera que tomar posesión de la Presidencia.

Poco después fue elegido representante permanente ante la Organización de Naciones Unidas, cuyas siglas son “ONU” y en el año de 1969 regresó al país para hacerse cargo de la campaña del político Misael Pastrana Borrero, en donde sus ideales se centraron en defender la elección de dicho candidato frente-nacionalista. El tiempo pasó hasta que otra fecha importante se dio en el año de 1972 cuando Julio César Turbay fue elegido presidente de la Dirección Nacional Liberal.

Un año después cuando se dio la administración de Misael Pastrana Borrero, Turbay fue nombrado embajador en Londres, en cuyo cargo logró conocer a otros políticos de aquel lugar, así como a otros de Colombia y de diferentes países del mundo. Su nombre fue propuesto para las elecciones que se realizaron en 1974, pero el ganador por votación fue Alfonso López Michelsen, quien obtuvo el poder, en ese entonces Turbay aún seguía en Londres, en donde fue designado director nacional del partido liberal.

Educación

Julio César Turbay Ayala dedicó parte de su vida en prepararse educativamente, estudiando en la escuela de los Hermanos Cristianos y después ingresó a la Escuela Nacional de Comercio y en el Colegio Universitario, de cuya institución finalizó sus estudios de nivel bachillerato. Después de esa etapa, recibió orientación por parte de su hermana Hortensia, quien en ese entonces estaba estudiando la carrera de Derecho, por lo que Julio César decidió convertirse en autodidacta.

Más tarde estudió en la Universidad de la Libre, después en el Colegio Mayor del Rosario y la Jorge Tadeo Lozano de Bogotá. La última institución educativa en donde estuvo varios años fue la del Cauca, lugar en donde logro obtener el grado de doctor Honoris causa en Derecho y Ciencias Sociales, con lo cual demostró su compromiso en una preparación sólida e integral, en cuyo camino profesional y con tan sólo 21 años, Julio César Turbay obtuvo el puesto como alcalde de Girardot y en el año de 1936 fue concejal de Usme.

Época en la Presidencia

En 1975 Turbay fue elegido designado a la presidencia de la república y tomó posesion en dos ocasiones debido a que el entonces titular del ejecutivo, Alfonso López Michelsen, tuvo que viajar a Centroamérica y al Ecuador, por lo que fue necesario que alguien se quedara en su representación para tener un mejor control de las cosas que se hacían durante la ausencia del presidente. En ese mismo año Julio César Turbay fue nombrado embajador en la ciudad de Washington en los Estados Unidos y desde cuyo cargo logró obtener el reconocimiento de sus colegas.

En el año de 1976 fue elegido presidente del Senado y en donde logró hacer cosas importantes en pro de Colombia. Dos años después, debido a las aspiraciones de reelección de Carlos Lleras Restrepo, el sector mayoritario del liberalismo llamó a Julio César Turbay Ayala para proclamarlo candidato en las elecciones presidenciales de ese mismo año, pero Turbay no aceptó.

En ese momento Julio César Turbay convino con su adversario un pacto que fue nombrado “Consenso de San Carlos”, con el cual se decidía la suerte del candidato del liberalismo con los resultados que se obtuvieran en las elecciones para senadores y representantes del 26 de febrero de 1978.

Cuando se realizaron las elecciones de 1979, Turbay fue uno de los candidatos que se lanzaron y las votaciones lo favorecieron dándole la victoria, por lo que entró al poder el 7 de agosto de ese año. Cabe decir que desde antes de que esto sucediera, Turbay ya era conocido en el país por su gran personalidad, mismas que desde siempre fue aplaudida por sus colegas políticos, otras personas del país así como trabajadores de diferentes ámbitos.

Durante su presidencia, el periódico “El Tiempo” fue uno de los que se centró en analizar a Turbay, considerándolo como una figura de ejemplo a seguir, señalado como un político de centro izquierda, además de que fue considerado como una de las personas más destacadas en la política, mostrando siempre una gran sencillez. Es elemental decir que Julio César Turbay siempre estuvo abierto a las críticas sobre las cosas que hizo en los diversos puestos que obtuvo dentro del mundo de la política de Colombia.

Su gobierno se caracterizó por haber demostrado un gran interés en las opiniones de muchas personas que eran modestas, así como de otros con gran poder en diversos ámbitos, no sólo el ámbito político. El criterio que tuvo fue que todos tenían derecho de audiencia con él, respetando los diferentes puntos de vista, dando libertad de expresión, por eso fue una persona tolerante, respetuosa y justa, así fue conocido en el país y el extranjero.

Durante su administración, una de las acciones que se dieron y que marcaron la historia de Colombia fue la creación del Plan de Integración Nacional en donde se mencionaron los objetivos de la descentralización económica y el mejoramiento general de la población, dándose con la integración del país, haciendo que se previnieran las inversiones por 950 millones de pesos en diversas áreas económicas y sociales, beneficiando muchos aspectos de Colombia y por consiguiente a las familias.

El presidente Turbay dio una importancia especial al sector de la energía eléctrica, por lo que después de un tiempo logró lleva ra cabo obras como la de Chivor II, Paipa II, la térmica del Chinú, Zipaquirá IV y las termoeléctricas de Barranquilla y Cartagena. También logró hacer que se construyeran las centrales de San Carlos, Paraíso, la Guaca, el Cerrejón y Zipaquirá. Asimismo, hizo que se centraran los esfuerzos en la exploración de yacimientos, haciendo que se procediera a la explotación de cien pozos y también se encontraron otros como el de Andalucía, Tocaría, Arauca I y II, Palogrande y Apiay.

Más tarde se llevó a cabo un proyecto minero que permitió la exploración de las minas de carbón del Cerrejón y de níquel en Cerromatoso. El presidente decidión invetir 96 millones de pesos para realizar la construcción de obras carreteras como por ejemplo la vía hacia la Costa por Bucaramanga, además de la autopista Medellín-Bogotá. Posteriormente, centró sus esfuerzos en realizar la construcción de los aeropuertos de Barranquilla y Cartagena, además de gestionar el adelanto de obras en el Tapón del Darién.

El presidente Julio César Turbay centró parte de sus esfuerzos e interés en hacer que su país mejorara mucho más, por eso otra de las acciones que realizó sucedió en el mes de febrero de 1982 cuando se creó el departamento de Caquetá, después introdujo la televisión a color y adelantó una campaña de alfabetización con el nombre de “Simón Bolívar”, con el cual se logró beneficiar a muchas personas de bajos recursos económicos que requerían tener dicho tipo de atención para aprender a leer y escribir.

En el plano internacional es elemental señalar que su gobierno aprobó el tratado en donde se aseguraron los derechos de Colombia sobre el Canal de Panamá, debido a que muchos años atrás está situación fue totalmente diferente, también se hizo el uso del ferrocarril del istmo y finalmente se logró la firma del tratado llamado “Vázquez-Saccio” mediante el cual se tomó la posesión de los derechos sobre los islotes de Roncador, Quitasueño y Serrana.

Otro dato importante fue cuando el 23 de marzo de 1981 Colombia rompió relaciones con Cuba debido a la situación política que se vivió en ese entonces. Julio César Turbay decidió dictar un Estatuto de Seguridad en ejercicio del artículo 121 de la Constitución Nacional, con la finalidad de contrarrestar la actividad subversiva y de narcotráfico, porque era una situación muy difícil que en Colombia se trató se modificar para evitar que continuaran existiendo esos dos temas delicados en el país.

Turbay señaló que era elemental tomar en cuenta las severas críticas dentro y fuera del país por las cosas que estaba haciendo, principalmente en cuanto a las dos últimas mencionadas en el párrafo anterior. Durante la administración se vivieron momentos especiales y difíciles en Colombia, algunos fueron positivos pero otros fueron totalmente lo contrario debido a las situaciones y a los grupos que existieron, quienes siempre alzaron la voz cuando algo no estaba bien.

Un ejemplo de eso fue cuando se dio el robo de más de cinco mil armas del Cantón Norte de Bogotá por parte del movimiento llamado “19 de Abril” además de la toma de la embajada de la república Dominicana en Bogotá, cuyo acto duró 61 días y esto se hizo por parte del mismo grupo guerrillero, por lo cual el país vivió días llenos de angustia y el presidente Turbay hizo todo lo necesario para tratar de controlar esta situación pero le fue imposible.

Las cosas empeoraron cuando se dio el secuestro y la extorsión, en donde muchas familias colombianas tuvieron que salir del país debido a esto, porque sus vidas corrían peligro además de las amenazas que se hicieron. Poco después surgió la agrupación armada que se llamó “Muerte a Secuestradores”, en donde muchas personas se unieron para tratar de hacer justicia porque ya era muchas personas las que estaba viviendo bajo el terror de los secuestradores en muchas partes del país.

En el mes de marzo de 1981 se realizó la firma de la ley de amnistía que se creó con la finalidad de facilitar la entrega de ciudadanos levantados en armas, pero no tuvo los resultados que se esperaron. Más tarde, en el mes de noviembre de ese mismo año se tomó en cuanta una propuesta del ex presidente Lleras Restrepo que se basó en constituir la primera Comisión de Paz, pero no duró mucho porque en el mes de mayo del siguiente año se desintegró.

Después creó la Comisión Nacional de Valores, promulgó las reformas del Código Penal, del Código de Procesamiento, de la educación secundaria y del Congreso, lo cual fue algo de gran relevancia y necesario para ese entonces. Todo lo que había hecho fue aparte esencial en el país, aunque en su gobierno se menciona el hecho de que la economía creció pero fue gracias a las actividades de narcotraficantes y contrabandistas, lo cual sin duda no fue visto con buenos ojos por muchas personas del país y del extranjero.

Entre el 3 y 10 de febrero de 1981 el presidente Turbay tuvo que dejar el cargo porque realizó un viaje a Estados Unidos por motivos de salud, por lo que su reemplazo fue Víctor Mosquera Chaux desginado como el presidente durante esos días debido a que alguien tenía que quedarse a cargo del poder. Después regresó y tuvo que entregar el poder a quien sería el siguiente presidente de Colombia y por mayoría de votación, su sucesor fue Belisario Betancur Cuartas.

Después de la Presidencia

Cabe señalar que en el año de 1987, cuando se dio el gobierno de Virgilio Barco Vargas, Turbay fue nombrado embajador ante la Santa Sede. En 1888 fue elegido una vez director nacional del partido liberal y en 1991, durante el gobierno de César Gaviria Trujillo, Julio César Turbay fue nombrado embajador ante el gobierno de Italia, en cuyo cargo conoció a más personas que le brindaron su apoyo durante muchos años de su vida.

Después regresó a Colombia y en mayo de 1993, nuevamente fue elegido director nacional del partido liberal. También atendió su vida personal contrayendo matrimonio con Nydia Quintero Turbay el 1 de julio de 1948 y tuvieron cuatro hijos. Cabe señalar que Turbay siempre estuvo abierto a hacer las cosas de la manera más adecuada pero las cosas no resultaros siempre como él las quiso.

Después de muchos años su primer matrimonio falló y en 1986 se volvió a casar y esta vez lo hizo con Amparo Canal. También se centró en la escritura, logrando publicar varios libros sobre política internacional, biografías y temas de gobierno. Entre sus trabajos más populares estuvieron la biografía del Libertador y sus ideas políticas. Su vida política hizo que obtuviera condecoraciones por parte de varios países, universidades y organismos políticos.

Cuando se dieron las elecciones presidenciales de 1990 y 1994, Turbay decidió apoyar a algunos candidatos de su partido, además de que en el 2002 apoyó la candidatura presidencial de Álvaro Uribe Vélez. Ese mismo año fundó el Movimiento Patria Nueva, para que los liberales pudieran apoyar el proyecto uribista, el cual se continuó hasta que llegó el día de la muerte de Julio César Turbay Ayala el 13 de septiembre de 2005 en la ciudad de Bogotá, Colombia.

Su sepelio fue uno de los más grandes al haber logrado reunir a muchas personas importantes de la política del país y del extranjero, además de muchas otras personas que brindaron su apoyo a su esposa e hijos. A pesar de todas las cosas que hizo en pro de Colombia, la historia de vida de Turbay nos muestra que aún se le recuerda como uno de los presidentes más impopulares que ha tenido la nació, debido a la situación que sucedió con el tema del narcotráfico.

Una de las frases más célebres entre los Colombianos, es la que Turbay dijo durante su campaña presidencial, la cual señalaba que en caso de que fuera elegido como el nuevo presidente de la República de Colombia, lo primero que haría sería reducir la corrupción "a sus justas proporciones", esta frase continúa siendo recordada por muchos, debido a que a pesar de sus esfuerzos, la corrupción y las drogas en lugar de reducirlas, se acrecentaron.