Liborio Mejía y Gutiérrez de Lara

Liborio Mejía y Gutiérrez de Lara

Biografía

Liborio José Apolinar Mejía y Gutiérrez de Lara nació el 18 de julio de 1792 en Rionegro, Antioquia, Nueva Granada. Su vida fue interesante antes de llegar a la silla presidencial de lo que fue la primera República Granadina, hoy Colombia. Su formación académica fue lo que le dio el impulso necesario para salir adelante ante una época de muchas complejidades en su país.

Luchó siempre por sus ideales, haciendo que con el paso del tiempo se formara como una persona reconocida por las cosas que hizo en pro de una población que creyó en él. Cabe decir que uno de los talentos de Mejía fue traducir del francés el Manual de los ayudantes generales y adjuntos empleados en los Estados Mayores Divisionarios de los ejércitos, de Pablo Thiebault, con lo que creó un libro de estrategia que los ejércitos revolucionarios utilizaban como manual.

Liborio Mejía fue designado como encargado de la guarnición de Popayán. Poco después se dio la renuncia del entonces presidente José Fernández Madrid, en el mes de junio de 1816, cuyo motivo fue la declarada incapacidad para organizar y dirigir el ejército que lucharía en contra de los realistas.

Educación

Liborio Mejía estudió en el Colegio Mayor de San Bartolomé, en Bogotá, entre 1808 y 1812. Eso le permitió viajar a Medellín y trabajar como profesor de filosofía en el Colegio Provincial, que más tarde se convirtió en la Universidad de Antioquia. Estudió y trabajó junto con Francisco José de Caldas en el plan de defensas de Antioquia con la finalidad de evitar la reconquista realista, es decir de los españoles.

Un año más tarde, participó en la lucha por la independencia del país, con lo cual formó parte de importantes movimientos, uno de ellos organizado por el coronel José María Gutiérrez y debido a su valentía y poder de palabra, logró comandar varios enfrentamientos, actuó en varias batallas, como por ejemplo la de Palacé, Boquerón, Buesaco, Calibío, Tacines, El Palo y Juanambú.

Época en la Presidencia

Ante lo sucedido, la Comisión Permanente del Congreso que se reunió en Popayán, tuvo que nombrar a un reemplazo, eligiendo por mayoría de votos al general Custodio García Rovira y como vicepresidente se designó al coronel Liborio Mejía. Cabe decir que debido a la situación que se vivía en el país, Liborio tuvo que asumir la Presidencia con los poderes dictatoriales otorgados por el Congreso, debido a que en ese momento Custodio García se encontraba imposibilitado para asumir su cargo, el cual cubrió sólo un mes.

Ante lo sucedido, Mejía se vio en la necesidad de convocar a una nueva junta de guerra, en donde se acordó la realización de una marcha en donde participara su ejército en la parte sur del país, para enfrentar a Juan Sámano. Fue así como sus 600 soldados lucharon pero desafortunadamente fueron vencidos en el combate de la Cuchilla del Tambo, debiéndose replegar hacia La Plata, lugar en donde estaba Custodio García.

Fue precisamente en dicho lugar en donde se hizo su última resistencia, porque fue vencido por el comandante Carlos Tolrá, quien tiempo después, fue la persona que asumió la gobernación de Antioquia.

Después de la Presidencia

Poco después, Liborio Mejía fue hecho prisionero en Santafé de Bogotá, en donde fue ejecutado por orden de Morillo el 3 de Septiembre de 1816 en Bogotá, a la edad de 24 años. Es en este momento cuando su historia de vida señala que Liborio no había sido elegido para gobernar, sino para hacerse cargo de los escasos recursos que existían, ante la situación de guerras que se estaba dando.

Camilo Torres fue quien trató de arreglar las cosas, estableciendo y organizando el gobierno y ejército. En los enfrentamientos que se continuaran haciendo, murieron muchas personas que eran de la primera república, conocidos comúnmente como mártires de la independencia. Fue así que después de la derrota de Mejía, se consumó la reconquista, haciendo que el primer paso fuera inaugurar el Régimen del Terror bajo el gobierno del general Pablo Morillo, considerado como uno de los más negativos en la historia del país.