Manuel Murillo Toro

Manuel Murillo Toro

Biografía

Manuel Murillo Toro nació el 1 de enero de 1816 en Chaparral, debido a los estudios que realizó en medicina, en el año de 1837 obtuvo un trabajo como empleado del Congreso, cuando se dio la guerra de los Supremos en el año de 1840 y que finalizó en 1843, Murillo fue asistente de varios líderes militares pertenecientes al Partido Liberal. Tres años más tarde, subió de nivel en la Cámara de Representantes, en donde a pesar de que no reconocido por sus habilidades de orador, sí fue un elemento importante por las ideas que tenía, en donde siempre defendió sus ideología.

Durante la época de gobierno de José Hilario López, Manuel Murillo fungió como secretario de Hacienda, en cuya época se conocía más como ministro durante el periodo de 1849 a 1853. En dicho cargo logró impulsar la libertad de la industria y la ley de reforma agraria en el año de 1850, la cual consistió en hacer que el cultivo fuera la base de la propiedad de la tierra, mientras que las tierras tenían que se limitadas de forma legal, cuyas ideas, consiguió que formaran parte de la constitución en el año de 1936.

Varios años más tarde, en 1857, fue uno de los candidatos que se eligieron para competir por la Presidencia de la Nueva Granada, nombre que actualmente es el país de Colombia. Murillo representó al Partido Liberal, en cuyas elecciones quedó en segundo lugar, detrás del conservador Mariano Ospina Rodríguez pero superó al ex Presidente Tomás Cipriano de Mosquera, quien también era conservador pero para la candidatura se había cambiado a la parte liberal.

Educación

Murillo estudió su secundaria en la ciudad de Ibagué, en el Colegio Nacional de San Simón. Posteriormente ingresó a la universidad para estudiar la carrera en medicina en Bogotá. Mientras estudió, comenzó a trabajar para Vicente Azuero y Lino de Pombo, de quienes aprendió muchas cosas que más tarde le servirían en su vida personal y profesional. Finalizó su carrera en el año de 1836, obteniendo el título en medicina.

Época en la Presidencia

Manuel Murillo Toro fue presidente del país en dos ocasiones, una inició el 1 de abril de 1864 y finalizó el 1 de abril de 1866 y el segundo periodo fue del 1 de abril de 1872 al 1 de abril de 187.

Durante la época donde sobresalió Santander, se dio la creación del Estado Soberano, en donde Murillo fue elegido por la Asamblea de Diputados de ese territorio como su primer presidente para el periodo que inició el 16 de octubre de 1857 y finalizó el 16 de octubre de 1859; sin embargo, Murillo presentó su renuncia el 10 de enero de 1859 para ocupar un puesto en el Senado, pero posteriormente vivió otras cosas que marcaron su vida y profesión.

En el año de 1863 Murillo participó en la Convención de Rionegro en donde se le otorgó al país una nueva Constitución y un nuevo nombre, el de “Estados Unidos de Colombia”. En 1864 volvió a ser elegido como candidato a la presidencia del país, del cual resultó ganador estando en el poder durante dos años. Cabe señalar que tiempo después, volvió a ser elegido presidente para el periodo entre 1872 y 1874. En este último año logró fundar el Diario Oficial, haciendo que fuera un órgano informativo institucional.

Su gobierno se caracterizó por centrarse en alcanzar la paz social a través del diálogo, debido a que consideraba que era elemental fomentar la sana comunicación entre las personas para llegar a acuerdos, sin necesidad de enfrentarse o levantarse en armas. Se dio la modernización de las infraestructuras del país, gracias a él se inició el servicio del telégrafo en Colombia y promovió el liberalismo radical en su gobierno y con los habitantes de Colombia.

Es elemental mencionar que en su faceta de escritor y periodista, fundó en 1847 la Gaceta Mercantil de Santa Marta, además de colaborar en otras publicaciones. Su muerte, a finales de 1880 supuso el fin de la influencia de las ideas liberales radicales en el gobierno de la nación, dando paso a gobiernos conservadores durante casi 50 años. Raramente muere a sus 64 años de edad.

Después de la Presidencia

Es esencial señalar que Murillo Toro se destacó por haber sido una persona muy cumplida, trabajadora y comprometida con los cargos que obtuvo durante varias épocas. El periodismo formó parte de su vida, destacándose como escritor, fue alguien que escribió lo que pensó, compartiendo con miles de personas sus pensamientos, responsabilidades y logros obtenidos durante su vida. Esta profesión hizo que fuera uno de los defensores de la libertad de prensa y del libre ejercicio de la profesión de escritor o periodista.

A pesar de rodearse de personas que fueron fieles a sus creencias, también existieron otros que fueron sus enemigos, quienes al igual que él, estuvieron en el poder y fueron personas reconocidas dentro del ámbito de la política. Sus ideales siempre estuvieron orientados a respetar la opinión contraria, porque reconoció que no todas las personas compartían sus acciones y forma de ser, con lo que Murillo se caracterizó como una persona con un espíritu reflexivo y flexible.

Otros políticos se inspiraron en la carrera de Murillo Toro señalando que fue importante porque demostró una gran inspiración política. Después de haber sido presidente de Colombia, se dedicó a escribir, pero un 26 de diciembre de 1880, a la edad de 64 años murió en Bogotá, dejando un legado histórico en la política, dentro de la escritura y la educación, aspectos con los que siempre será recordado por los colombianos.