Miguel Abadía Méndez

Miguel Abadía Méndez

Biografía

Miguel Abadía Méndez nació el 5 de junio de 1867 en Tolima, Colombia. Nació en una familia unida que le brindó su apoyo para prepararse y ser una persona con metas que poco a poco fue alcanzando. Después de haberse graduado de la universidad, ocupó varios cargos importantes en ministerios como el de relaciones exteriores, el de hacienda y de instrucción pública, a continuación conocerá por qué logró hacer una importante carrera política en Colombia.

Sus habilidades para redactar le ayudaron para formar parte de la redacción del periódico literario llamado “El Ensayo” en 1887 y “El Colombiano”, éste último se trató de una publicación para defender la candidatura de Miguel Antonio Caro a la Vicepresidencia de la República en el año de 1891, teniendo mucha demanda entre los colombianos debido a la situación política que se vivió en ese momento.

Posteriormente escribió un compendio de historia moderna, después escribió Nociones de Prosodia Latina y Geografía de Colombia, que se basó en el texto de Carlos Martínez Silva. Su preparación y entrega en todo lo que realizó, hicieron que participara en la traducción de varias obras importantes como la de Monlaur y la Historia moderna de Fredet. Trabajó como profesor de Derecho y su experiencia le ayudó a obtener otros cargos especiales en varias administraciones del país.

Participó en asambleas, cámaras legislativas y legaciones diplomáticas, además de que fue miembro de las Academias Colombianas de Jurisprudencia y de la Lengua. Es así como también podemos decir que su historia de vida nos muestra que Miguel Abadía fue una de las personas que participó junto con José Vicente Concha, para conspirar en contra de Manuel Antonio Sanclemente y hacer un golpe de estado para quitarle el poder de Colombia, ayudando a Marroquín a tomar el poder por un tiempo.

Así pasó el tiempo y después de haberse dado el gobierno de Rafael Reyes, en el año de 1909 Abadía logró obtener el cargo como ministro de gobierno durante la administración de Ramón Gonzales Valencia. Después de dicho cargo, logró ser nuevamente nombrado ministro de Gobierno en 1915 durante el gobierno del entonces presidente José Vicente Concha, en cuyo puesto logró conocer a más personas de la política, quienes más tarde y sin saberlo, serían pieza clave para ayudarlo a obtener el poder del país.

En el año de 1919 fue ministro de instrucción pública en el gobierno de Marco Fidel Suárez y ahí también hizo un trabajo destacable, haciéndose de más amistades con poder. Más tarde, en 1924 fue ministro de gobierno por última vez y ahí también formó parte del ministerio de correos y telégrafos pero ésta vez sólo como encargado, lo cual sucedió en el gobierno del entonces presidente Pedro Nel Ospina, siendo pieza clave en todos los cambios y reformas que se lograron en esa administración, una de las más destacables hasta ese entonces en Colombia.

Los sueños de Abadía eran muy grandes y desde joven supo lo que quería ser y tener, en donde uno de los puntos que lo motivó a prepararse y luchar por lo que quería, fue llegar algún día a obtener la silla presidencial del país, lo cual no estuvo muy lejos de sus manos, debido a que cuando se dieron las elecciones presidencial en el año de 1926, las cosas parecieron estar de su lado.

Educación

Miguel Abadía Méndez fue un abogado y político pero antes de eso, tuvo que estudiar arduamente para terminar sus estudios. Se tiene referencia sobre su educación en el colegio del Espíritu Santo y después ingresó a la universidad católica para después pasar a 1888 a la Universidad del Rosario en Bogotá, en donde después de varios años de preparación, obtuvo el grado de Doctor en Jurisprudencia.

La gran responsabilidad que desde muy pequeño demostró, fue parte esencial en su preparación educativa, porque desde un inicio supo lo que quería hacer y así poder cumplir todas sus metas personales y después profesionales. Fue así como Abadía se encargó de seguir los pasos que sus padres le habían mostrado y enseñado, haciendo de él una persona de liderazgo, oportunidad y éxitos en muchos sentidos de su vida, fue así como logró obtener cargos importantes dentro de la vida política.

Época en la Presidencia

Miguel Abadía fue una de las personas que gracias a los cargos que obtuvo dentro de la política en Colombia, conoció a otros que lo ayudaron a hacer realidad sus metas y una de ellas fue el deseo de ser candidato a la silla presidencial, cumpliéndose después de varios años de haber iniciado en dicho ámbito de gran importancia, mediante la postulación para contender al cargo del ejecutivo.

En ese entonces, debido a la situación social que se vivió, para sorpresa de él y de muchos, no tuvo ningún contendor, porque el partido liberal no presentó a ningún candidato, lo cual estuvo a su favor y fue así como de manera sencilla, obtuvo el poder en Colombia. Abadía tomó posesión de su cargo el 7 de agosto, recibiendo la presidencia por parte del general Pedro Nel Ospina, cuando éste finalizó su periodo en el poder ejecutivo.

Cuando inició su administración, tuvo la aprobación de muchas personas y políticos de gran importancia, en donde uno de los objetivos que se fijó, fue continuar las obras que Pedro Nel Ospina había realizado durante su gobierno en Colombia, sabiendo que necesitaría del apoyo de su gabinete para poder salir adelante y hacer de su gobierno, uno de los que también figuraran como constructivo y de cambios que beneficien a todos, pero las cosas no fueron tan sencillas para Abadía.

Las primeras acciones a las que se enfrentó el nuevo presidente, fueron las huelgas, pero debido a que no se pudieron controlar o solucionar sus peticiones, se convirtieron en revueltas y problemas mayores que fueron provocadas por los dirigentes sindicales de varias compañías agrícolas. Una de las huelgas que más gente tuvo, haciéndolas de las más largas y destacadas fue de la compañía “United Fruit”, en donde los movimientos provocaron la represión de las fuerzas del estado que fue mejor conocida como la masacre de las bananeras del 6 de diciembre de 1928.

Todo lo sucedido fue parte de los movimientos durante un gobierno que trató de hacer lo posible por escuchar las demandas de los trabajadores. Debido a que existía una ley sobre huelgas, en donde los obreros y campesinos se unían para pedir sus demandas al gobierno, Abadía se vio en la necesidad de estudiar para saber en qué consistía y así poder proceder ante las multitudes. Esta situación complicó las cosas para el presidente, porque muchas personas comenzaron a mostrar su descontento y desconfianza, debido a la ideología comunista que se había instalado en el país.

La administración de Abadía fue conocida por haber definido los límites territoriales con Brasil en el mes de noviembre de 1928, lo cual se dio mediante el tratado Lozano-Salomón, que fue firmado en el año de 1922 y después se ratificó en el mes de marzo de 1928. También está la definición de la soberanía de Colombia sobre el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

Sus esfuerzos se reflejaron en la realización del tratado Esguerra-Bárcenas de marzo de 1928, en donde se señalaba que Colombia reconocía la soberanía de Nicaragua sobre la costa de Mosquitos. Más tarde, en el año de 1929 tuvo que enfrentar la crisis económica mundial, en donde los problemas no se hicieron esperar, pero gracias a su gabinete, lograron salir adelante. Después fundó la Federación Nacional de Cafeteros.

La situación que en esos momentos atravesó Colombia tuvo muchos altibajos, haciendo que el presidente se tuviera que enfrentar ante graves problemas políticos y económicos, porque a pesar de que su antecesor había logrado cambios importantes, dicho aspecto fue uno de los más difíciles porque las compañías amenazaron con una parálisis financiera. Eso repercutió en todo el país, además de que se dio la Masacre de las Bananeras diciembre de 1928, siendo un problema meramente social con complicadas decisiones por parte de las personas y los políticos.

En cuanto a la situación militar, las cosas tampoco fueron fáciles, por otros conflictos que se dieron con el tiempo, haciendo que todo se fuera a un crecimiento de la deuda externa. Dicho problema grave hizo que Miguel Abadía tuviera que recurrir a un préstamo, solicitando la cantidad de 10 millones de pesos colombianos, con la finalidad de no detener las diversas obras públicas que se estaban realizando en ese momento.

Después de eso, se vio en la necesidad de abrir una licitación para pedir un nuevo préstamo público, ésta vez con la cantidad de 60 millones de pesos y fue otorgada a una firma norteamericana. Fue así como en el año de 1928, su gobierno firmó otro préstamo por 35 millones, el cual fue destinado a atender diversas obras de infraestructura, como ferrocarriles, carreteras y puertos que se habían programado para su realización durante su gobierno, lo cual de alguna manera, hizo que las cosas se complicaran un poco en la cuestión económica.

Las obras realizadas permitieron contrarrestar los conflictos del socialismo y los agrarios, en donde se dio la represión y fruto de los precios del café a la baja. Uno de los aspectos positivos durante su administración, fue que Miguel Abadía tuvo el honor de haber fundado la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia, porque el café de este país, desde siempre ha sido uno de los productos más importantes y que más remuneraciones ha dejado por la calidad que tiene.

Abadía señaló en su momento, lo elemental que era atender las necesidades de la nación y siguiendo el ejemplo de su antecesor, el general Pedro Nel Ospina, el nuevo presidente usó el recurso de las misiones extranjeras para hacer reformas a las instituciones porque consideró que era necesario atenderlas para ofrecer mejores situaciones a los colombianos. En el año de 1927, una misión proveniente de Italia llegó a Colombia, con la finalidad de cambiar el régimen de prisiones y controlar el delito, sin embargo sus esfuerzos no dieron los resultados esperados.

Miguel Abadía Méndez se esforzó por restaurar el país pero en cuanto a la cuestión pública, tampoco tuvo resultados positivos, haciendo que todo se afectara gravemente. Eso hizo que las actividades sindicales fueran perseguidas y reprimidas, provocando otros problemas en la población. Todo lo anterior, provocó que el partido conservador perdiera fuerzas entre los colombianos e hizo que el liberalismo tuviera amplias posibilidades en llegar a la silla presidencial en las próximas elecciones.

Después de la Presidencia

Fue así como se llegó el fin de su administración, en donde las cosas se hicieron históricas porque tal como lo habían pensado, el partido liberal obtuvo el triunfo para el nuevo gobierno en Colombia, en donde Miguel Abadía Méndez tuvo que entregar el poder en el año de 1930 al nuevo presidente electo, Enrique Olaya Herrera. Cabe decir que los conservadores lograron gobernar durante 44 años, pero esto se interrumpió por los liberales.

De esa forma se terminó la presidencia de Miguel Abadía Méndez, quien a pesar de haber tenido la firmeza de continuar con proyectos como su antecesor, se enfrentó a varios problemas sociales y eso afectó a la política colombiana. Fue el último presidente de la llamada Hegemonía Conservadora, debido a que cuando su administración finalizó, dicho partido estaba dividido, haciendo que todo fuera mucho más débil para quienes formaban parte de él.

Esos problemas internos provocaron que el triunfo de las nuevas elecciones fuera para el candidato contrario del partido liberal Enrique Olaya Herrera. Finalmente, es elemental decir que Abadía fue una persona preparada que desde muy joven luchó por todo lo que quería lograr en su vida, sabiendo que sólo con preparación y entrega se podían lograr cosas grandes.

Sus variados puestos dentro de la educación como profesor, así como en lo político, formando parte de la cámara de representantes en varias ocasiones, hizo que fuera una persona con amplia trayectoria y reconocido por muchos en el país y el extranjero. Fue así como después de la presidencia, decidió dedicar su vida a actividades personales, atendiendo a su familia, sus intereses personales y también sociales.

Así pasó el tiempo, cuando el 15 de mayo de 1947 Miguel Abadía Méndez murió en La Unión, Cundinamarca, que es el municipio donde se encontraba la finca en donde vivía. Su muerte fue difícil para sus seres queridos y amigos, pero se llevó a cabo un velorio para honrar a una persona que a pesar de haber vivido en una época de complejas situaciones, luchó por salir adelante y seguir sus ideales.