Rafael Núñez Moledo

Rafael Núñez Moledo

Biografía

Rafael Wenceslao Núñez Moledo nació el 28 de septiembre de 1825 en Cartagena de Indias, Gran Colombia. Sus padres fueron Francisco Núñez García que fue coronel y Dolores Moledo García. Su formación fue parte esencial en su vida y teniendo tan sólo 15 años de edad, ingresó en las filas rebeldes por medio del general Francisco Carmona, siendo su primer enfrentamiento en la Guerra de los Supremos, de la cual se logró obtener la victoria.

Cuando cumplió 18 años de edad viajó con su padre a Tumaco, en donde vivieron por unos meses trabajando. Así pasó el tiempo hasta que creció, ocupándose de su vida personal, siendo en diferentes momentos cuando contrajo matrimonio, lo cual se dio en tres ocasiones, la primera vez fue en Panamá con Dolores Gallego el 25 de febrero de 1851, de cuyo matrimonio se dieron dos hijos. Más tarde se casó por segunda vez con Soledad Román el 14 de julio de 1877 en la ciudad de París, Francia y del último matrimonio se desconoce el nombre de la que fue su esposa.

En cuando a su vida profesional, Rafael Núñez se inclinó por la política, debido a que era un aspecto de gran relevancia y popularidad en el país, por lo que en el año de 1868 por medio de su padre, quien era Jefe Militar en Panamá, logró que su hijo Rafael Núñez fuera nombrado Juez del Segundo Circuito de Veraguas en Alanje con residencia en la ciudad de David, en cuyo cargo logró aprender muchas cosas importantes que más tarde lo ayudarían a continuar ascendiendo de puestos.

Fue así como en 1867 Núñez fue nombrado Secretario General de José María Obando durante el gobierno de la Provincia de Cartagena. Fue en este momento cuando Núñez decidió escribir un poema en honor a la ciudad de Cartagena de Indias, al cual le dio el nombre de “Himno Patriótico”, mismo que termino en poco tiempo. En la celebración del 11 de noviembre de 1850, lo leyó públicamente, obteniendo el reconocimiento de las personas, lo cual hizo que más tarde su poema fuera parte esencial de inspiración para la composición del Himno nacional de Colombia.

En ese mismo año fundó la Sociedad Democrática de Cartagena y en el mes de junio de 1854 decidió renunciar a la gobernación que tenía y posteriormente se desempeñó como profesor en la Escuela de Literatura y Filosofía de la Universidad de Cartagena, en donde demostró su gran capacidad para el aspecto educativo, haciendo que tiempo después fuera nombrado rector de dicha institución, en cuyo puesto estuvo siete meses.

Al finalizar el periodo como rector, fue elegido Representante a la Cámara por el Estado de Panamá, en cuyo cargo tuvo que viajar Bogotá, haciéndolo por primera vez. Cabe decir que su historia de visa fue muy interesante porque Rafael Núñez destacó como congresista, lo cual hizo que tuviera mucho peso y fue así como poco después fue elegido vicepresidente del Congreso. En dicho cargo logró la creación de un banco central y una reforma al sistema penal que era necesaria para poner en orden dicho aspecto en todo el país.

Además de eso, participó en la asamblea Constituyente de 1853 en donde una vez más demostró la gran capacidad como orador, lo cual se dio en diversos debates realizados en contra del proyecto federalista de Florentino González, sin embargo las cosas se complicaron debido a que José María Melo dio un golpe de estado el 17 de abril de 1854, ordenando el cierra del Congreso, por lo que Núñez se vio en la necesidad de ir a Cartagena para continuar con su vida política.

Cabe decir que debido a las relaciones que había creado con sus colegas, fue Gobernador de Bolívar en calidad de encargado desde el 19 de septiembre de 1854 hasta el 10 de enero de 1855, en donde logró conocer a más personas que más tarde serían puntos importantes para su futuro. Fue así como en poco tiempo obtuvo el cargo de Secretario de Hacienda por parte del entonces presidente Manuel María Mallarino, en donde debido a su gran desempeño en la economía, obtuvo el mismo cargo en otros dos gobiernos posteriores.

Sus demás logros fueron en el año de 1863 cuando formó parte de la Convención de Rionegro como diputado, al finalizar se fue a vivir a la ciudad de Nueva York, en donde trabajó en varios periódicos. Más tarde se fue a París, Francia en 1865, en donde se quedó a vivir por un tiempo. Posteriormente en el año de 1869, Santos Gutiérrez nombró a Núñez cónsul en Liverpool, en donde se tuvo que quedar hasta 1874 para cumplir con las tareas que se le habían asignado en dicho cargo pero después de cierto tiempo decidió renunciar para regresar a Cartagena en 1874 debido a intereses personales y profesionales.

Educación

Fue un político y escritor colombiano, pero para llegar a eso primero tuvo que estudiar en la Universidad de Cartagena, de la cual obtuvo el grado de Bachiller Licenciado en el año de 1843. Más tarde estudio el doctorado en Jurisprudencia en 1845, e inmediatamente después de haberse graduado, se interesó por el periodismo, en donde trabajó y fundó el periódico de nombre “La Democracia en Cartagena”, en donde logró desarrollar sus habilidades de redacción, además de que estuvo muy cerca de la vida política de su país, aspecto que después le interesó y al cual logró entrar.

Cabe decir que Rafael Núñez destacó al haber servido como inspiración para la letra del himno nacional de Colombia, la cual está integrada por un coro y once estrofas, misma que realizó como oda para celebrar la independencia de Cartagena, por lo cual fue y será un hombre digno de ser recordado en el país, además del gran legado que dejó a toda la población en sus diversos cargos y también como presidente de Colombia.

Época en la Presidencia

1er. Periodo

Rafael Núñez vivió en una época en donde el país tenía muchos problemas sociales, económicos y políticos, existiendo una infraestructura vial muy escasa y con muchos problemas de seguridad, además de que comercio también tenía grandes dificultades porque no era regular en las provincias, las cuales se había separado porque cada una defendía sus propias ideologías. Aunado a esto en el aspecto de la agricultura también estaba en decadencia, por lo que las exportaciones agrícolas tradicionales se perdieron poco a poco hasta desaparecer de forma definitiva.

Aun cuando las cosas eran realmente deprimentes en el país, Rafael Núñez tomó la decisión de lanzarse como candidato para la presidencia de Colombia, teniendo el respaldo de un grupo de radicales, lo cual se llevó a cabo en el año de 1876, sin embargo las cosas no estuvieron de su lado porque perdió las elecciones y el que resultó ganador fue Aquileo Parra. Eso no fue impedimento para Núñez porque estuvo como líder de los liberales independientes, en donde con el apoyo de otras personas, propuso varias reformas en el movimiento de Regeneración.

Uno de los temas de dichas reformas planteadas fue que el país no podía seguir en el federalismo que existía, porque consideraba necesario brindar facultades al gobierno central para poder mejorar la economía del país, en donde el estado era el que tenía que estimular las inversiones en la industria, con la finalidad de abrir más y mejores caminos, además de la creación de ferrocarriles, esto a su vez pretendía crear industrias para favorecer las inversiones extranjeras que ayudarían al crecimiento del país.

En el año de 1878 fue Senador por el Partido Liberal y Presidente del Congreso, en el cual estuvo durante dos años y tuvo la oportunidad de tomar el juramento de Julián Trujillo el ° de abril de 1878, pero después de eso decidió lanzarse nuevamente como candidato para la presidencia del siguiente periodo. En este momento los liberales oficialistas eran los radicales y fueron ellos los que se opusieron a Núñez, por lo que realizaron diversas cosas para evitar que llegara a la presidencia.

Las cosas estuvieron a su favor, porque a pesar de todo lo que hicieron los radicales, Rafael Núñez ganó las elecciones que se realizaron, asumiendo la silla presidencial el 8 de abril de 1880. Finalmente sus sueños se vieron reflejados en este puesto, cuyas primeras acciones se basaron en tomar en cuenta las reformas que tiempo atrás había planeado y definido. Su primer momento histórico como presidente fue la fundación del Banco Nacional mediante la ley 39 del 16 de junio de 1880, reemplazando el valor del patrón oro por papel moneda en pesos colombianos.

También inició la construcción del Canal de Panamá el ferrocarril con dirección entre Bogotá y Girardot, fomentó la navegación de vapor en el río Sinú, se interesó en promover la cooperación continental con el objetivo de hacer que Colombia creciera al igual que otros países, por lo que tuvo que enviar a otros lugares a un grupo de personas para tratar de ser mediadores en la Guerra del Pacífico y así estimular la calma para llegar a la pacificación.

Cabe decir que debido a que en dos años de su periodo presidencial era difícil aplicar todas las reformas que había planeado, en medio de un gran movimiento político en el país, Núñez cuidó cautelosamente que su sucesor fue Francisco Javier Zaldúa para que continuara aplicando las reformas que hicieran falta, sin embargo las cosas no salieron como lo había planeado en cuanto a este último aspecto, porque Zaldúa se enfermó y debido a las presiones que tuvo de diversos sectores y políticos, su salud se complicó y murió el 21 de diciembre de 1882.

Esto hizo que después de cubrir su periodo presidencial, Núñez no pudiera hacer nada ante la victoria de un liberal llamada José Eusebio Otálora, a quien le dio la silla presidencial de Colombia. Fue así como Rafael Núñez tenía continuó en la política porque tenía el interés de reelegirse en el siguiente periodo de 1884 a 1886, lo que resultó a su favor porque el pueblo le demostró su apoyo al darle la victoria y así logró entrar en un segundo periodo al frente del país.

2do. Periodo

En el año de 1884 Rafael Núñez demostró que todo lo que había hecho anteriormente, fue algo positivo porque el pueblo le demostró su apoyo, siendo reelegido con el apoyo del Partido Conservador. Esta vez tenía en mente poner en marcha la Regeneración de todo el país de Colombia. Para lograr eso primero tuvo que fundar el Partido Nacional contando con el apoyo de Miguel Antonio Caro.

Cabe decir que debido a todo lo que había pasado en su vida, Núñez se enfrentó con problemas de salud, lo cual provocó que tardara más de lo previsto en regresar de Curazao para poder tomar posesión de la presidencia, siendo así como el que se quedó a cargo de la silla presidencial fue Ezequiel Hurtado.

Más tarde, en el año de 1885, debido a unos problemas que se dieron entre Solón Wilches y Eustorgio Salgar, los liberales radicales tomaron la decisión de hacer un movimiento que poco a poco se extendió en otras partes de Colombia, lo que dio como resultado un guerra civil, cuya finalidad fue derrocar a Rafael Núñez porque había muchas personas que estaban en su contra. Los datos obtenidos revelan que dicha guerra duró varios meses y finalizó con el triunfo de la coalición conservadora en Humareda, en donde Guillermo Quintero Calderón fue quien estuvo al frente de la batalla.

Una vez que todo se había calmado debido a la victoria obtenida, Rafael Núñez dio a conocer que la constitución que hasta ese día estaba vigente en el país, desaparecería. Después convocó el 10 de septiembre de 1885 a dos representantes de estado soberano para iniciar la Asamblea Constituyente instalada el 11 de noviembre del mismo año. Una de las finalidades fue redactar una nueva Constitución de carácter centralista, dicho documento fue sancionado el 5 de agosto de 1886 y permaneció vigente hasta 1991 con algunas reformas, la cual continua vigente hasta la actualidad.

Uno de los aspectos que más peso tuvo la constitución fue la iglesia Católica porque todos sabían que gracias a ella, la población podría mejor su forma de actuar ante situaciones difíciles, logrando llegar al restablecimiento del orden social, otra reforma fue el establecimiento de seis años seguidos en cada uno de los periodos presidenciales, los estados soberanos se convirtieron en departamentos y otro aspecto fue centralizar el poder político en el gobierno nacional, además de otras reformas secundarias que también se aplicaron en Colombia.

3er. Periodo

El tiempo pasó y Rafael Núñez presentó otros problemas de salud, debido a que vivía en un ambiente de mucha tensión y nerviosismo, producto de la guerra civil que tuvo que afrontar; por lo cual se vio en la necesidad de renunciar a la presidencia ante el Consejo de Delegatarios, lo cual se dio el 1 de abril de 1886. Esto fue aceptado e inmediatamente después se fue a Anapoima y más tarde a Cartagena.

Ante la importancia de tener un mandatario en la silla presidencial del país, José María Serrano fue quien se hizo cargo de la presidencia el 1 de abril de 1886 hasta el 6 de enero de 1887, mientras que el vicepresidente fue Eliseo Payán hasta el mes de junio del mismo año. En ese entonces las cosas continuaban muy mal en Colombia, en donde los liberales radicales, que estuvieron en contra de Núñez, se movilizaron y poco a poco se fueron acercando a Payán con la finalidad de cambiar el rumbo político que estaba establecido, lo cual consideraron que sería factible debido a la usencia de Núñez.

Fue así como Núñez se embarcó para dirigirse a Girardot, desde donde redactó un telegrama a Payán para informar que había retomado el ejercicio de la presidencia, con lo cual continuó su camino rumbo a la capital. Esto provocó que Payán tuviera que renunciar a la presidencia. De esta forma Rafael Núñez tomó su cargo y fue así como se inició su tercer periodo de gobierno, el cual duró a partir del mes de junio de 1887 hasta agosto de 1888.

Durante su gobierno logró otros aspectos importantes en el país, uno de ellos fue la firma del Concordato con la Santa Sede, lo cual se realizó un 31 de diciembre de 1887, esto contribuyó a restablecer las relaciones entre el Estado y la Iglesia Católica, debido a que tiempo atrás tuvieron varios problemas porque cada uno de esos organismos lucharon por sus ideologías, provocando ciertos enfrentamientos.

Cabe enfatizar que la iglesia era considerada como un aspecto básico para lograr el orden social pero se debía tener una gran comunicación y relación con el Estado en general, sólo de esta forma se comenzó a poner orden en todo el país, haciendo que poco a poco se diera la tan esperada unificación de los colombianos. Otro aspecto que se dio durante este tercer periodo presidencial, fue con relación a la obligación de solicitar la organización de festejos para celebrar la fiesta patria de la independencia de Cartagena, porque era parte esencial que demostraba respeto.

Lo anterior despertó cierto interés en el director de teatro de nombre José Domingo Torres, debido a que él era el encargado de animar las celebraciones patrióticas, con lo cual se dio a la tarea de buscar al maestro italiano Oreste Síndici, con la finalidad de solicitar su apoyo para la composición de una canción patriótica, la cual sería usada el día de la fiesta en el año de 1887. Fue aquí en donde Núñez sobresalió en este aspecto porque tuvo que darle la letra de la famosa canción del poema denominada "Himno Patriótico" y que precisamente había sido escrito por Rafael Núñez en el año 1850.

Finalmente, la historia señala que la creación del italiano mencionado se llevó a cabo en una interpretación realizada en el Teatro de Variedades de la escuela de Santa Clara, contando con la participación de niños provenientes de tres instituciones diferentes para los coros, así como varios alumnos de Oreste Síndici. Este evento importante se anunció como el himno nacional de Colombia, lo cual despertó el interés de muchas personas por conocerlo, escucharlo y saber de qué se trataba.

Fue así como dicho himno rápidamente se hizo muy popular y fue del gusto de todos, porque tenían muchos aspectos que cumplían con lo señalada en la constitución del país, en cuanto al himno nacional, por lo que se posteriormente se oficializó como símbolo patrio el28 de octubre de 1920 mediante la ley No. 33. De esta forma se dieron movimientos y aspectos de gran relevancia en el gobierno de Núñez, finalizando con la entrada de Carlos Holguín Mallarino, quien fue nombrado el nuevo presidente de la República de Colombia, debido a que los votos en las elecciones lo favorecieron el 20 de mayo de 1888.

Rafael Núñez entregó la silla presidencial el 7 de agosto de 1888 y posteriormente se fue a su casa en El Cabrero, en donde se enfocó a escribir en varios periódicos importantes en esa época, por lo que siempre estuvo activo y de alguna manera, continuó viendo de cerca todo lo que sucedía en el país, sobre todo en el aspecto político, el cual nunca le dejó de interesar.

4to. Periodo

Pasando el tiempo, se comenzaron los movimientos políticos en el país, en donde se tuvo la participación de diversos sectores del Partido Nacional con la finalidad de proclamar lo que sería la nueva candidatura de Rafael Núñez, mismas que se enfocaron en las elecciones presidenciales realizadas en 1892. El contrincante al que se enfrentó fue Marceliano Vélez, cuyos votos favorecieron a Núñez con un 80%, demostrando que era la persona que el pueblo quería para que volviera a gobernar.

Cabe decir que debido a los problemas de salud que tenía en ese entonces, los cuales se fueron agravando poco a poco, provocaron que Núñez tomara posesión de su cargo como presidente del país de forma simbólica el 21 de septiembre de 1892 en Cartagena. Las cosas no se dieron como se esperaba, haciendo que se viera en la necesidad de estar alejado del poder por un tiempo porque su salud le impedía realizar cosas, por lo cual dejó en el cargo principal a su vicepresidente, Miguel Antonio Caro, en quien confió para que hiciera su mejor trabajo en el país.

Rafael Núñez tuvo que vivir en la hacienda de Soledad Román, quien era su esposa porque ella y otras personas se encargaron de cuidarlo. Esta hacienda estaba ubicada en el barrio El Cabrero en Cartagena. Antonio Caro sabía que debía mantener informado al presidente Núñez, por lo cual recibió varias visitas de él y de otras personas durante el tiempo que estuvo bajo los cuidados de su familia, siendo una clara muestra del compromiso e interés que lo caracterizó desde siempre, haciéndose responsable de todo lo que tenía que ver con el progreso del país.

Mientras Núñez se trataba de recuperar, en el país se dieron varias situaciones, una de ellas fue que el liberalismo independiente logró reducirse considerablemente, en donde los movimientos se calmaron, mientras que la división conservadora se incrementó mucho más. Cuando Rafael se enteró de lo que estaba sucediendo, tomó la decisión de ir a Bogotá para tomar cartas en el asunto y hacerse cargo del poder, considerando que era el momento de poner orden.

Fue así como antes de irse lo planeó cuidadosamente, sin embargo su salud continuó deteriorándose y eso le impidió hacer lo que quería. Su familia siempre lo apoyó, pero desafortunadamente no tuvo la fuerza necesaria para retomar la silla presidencial que era él en lo que fue su último periodo presidencial en Colombia. Ante esto, su vicepresidente continuó haciéndose cargo del poder, junto con el gabinete que Núñez había elegido en su gobierno.

Después de la Presidencia

Poco tiempo después, debido a que todo lo hecho por mejorar la salud de Núñez no dio resultado, murió el 18 de septiembre de 1894 debido a un derrame cerebral. Su muerte fue una de las más sonadas en todo el país, haciendo que ante este suceso doloroso, muchas personas le rindieran homenajes como forma de honrar su memoria y despedirse de su presidente.

Sus colegas y amigos más cercanos participaron en muchos eventos solemnes para despedir a su gran amigo y compañero de trabajo que destacó por haber sido fiel a su partido, pero principalmente al pueblo colombiano. Cabe decir que uno de sus amigos, el poeta Rubén Darío de origen nicaragüense, compuso un poema especial para Núñez como una forma de homenaje, otro homenaje fue el realizado por el Congreso en pleno firmando una moción de duelo en su memoria. Fue así como en todos lugares del país se llevaron a cabo diversos sucesos dirigidos a Núñez.

La historia de su vida señala que su funeral duró dos días y se hizo en la capilla de San Juan de Dios de Cartagena y fue enterrado en la Ermita de Nuestra Señora de las Mercedes en el barrio El Cabrero. No está de más decir que el legado que dejó Rafael Núñez es considerado como uno de los más importantes en Colombia y tanto fue el poder e influencia que tuvo en el país, que en su honor se creó una estatua en el año de 1922 cuyo creado fue Francisco Antonio Cano. Este monumento se encuentra en el interior de la parte sur del Capitolio Nacional de Colombia.

Otra forma de honrar su memoria fue con la creación del billete de $5.000 en donde se encuentra el retrato de Rafael Núñez, el cual comenzó a circular en el país el 5 de agosto de 1986 y se imprimieron hasta el año de 1996. Tal fue la relevancia de Núñez que sus arduos trabajos dieron frutos en todo el país, debido a que logró el orden social en los primeros periodos de sus gobiernos, aunado al hecho de la firma de la Constitución de 1886, la cual se llevó acabo en la casa en donde vivió con quien fuera su segunda esposa, Soledad Román.

En la actualidad esa casa es parte de un museo muy interesante en donde se exhibe muchas cosas que formaron parte de la vida de Núñez. Las características de la casa que ahora es museo es que tiene un estilo caribeño de madera, en donde podrá apreciar de alguna manera, el estilo de vida del ex presidente, en donde se observa el mobiliario y objetos originales de la familia Núñez, siendo en la zona del frente en donde está una estatua de Rafael.

Conforme pasaron los años, el gobierno de Colombia decidió que el Aeropuerto Internacional de Cartagena de Indias fuera bautizado con el nombre de Rafael Núñez en el año de 1986, lo cual fue parte de un gran honor a su memoria y familia, al ser un gesto positivo para el pueblo colombiano. Cabe mencionar que en el año de 1987 en Cartagena, se fundó una institución de educación superior con el nombre de Corporación Universitaria Rafael Núñez, como parte de otro homenaje.

Finalmente, la historia señala que también se hizo una Escuela de Formación de Carabineros de la Policía Nacional de Colombia en el año de 1991, a la que también se le dio el nombre de Rafael Núñez. Lo anterior forma parte de la historia de una persona que entregó su vida a la política, demostrando que su gran compromiso siempre estuvo presente en cada uno de los cargos que obtuvo hasta llegar a la presidencia, en donde demostró con hechos que su capacidad para gobernar era inigualable, lo cual también demostró al haber ocupado la silla presidencial en cuatro ocasiones, siendo ahora parte del recuerdo histórico para los Colombianos.